El proyecto de los Baños del Carmen lleva más de un año en el dique seco

Sigue pendiente el rescate de las concesiones, entre ellas la del astillero Nereo, que representa el mayor escollo El Ayuntamiento aún tiene que aprobar un plan especial para los 100.000 metros cuadrados de terreno

MANUEL BECERRAMÁLAGA
RESTAURANTE. El edificio principal se rehabilitará. / SUR. ARCHIVO/
RESTAURANTE. El edificio principal se rehabilitará. / SUR. ARCHIVO

Se están dado pasos para la rehabilitación de los Baños del Carmen, pero de forma tan parsimoniosa que, al día de hoy, y aunque haya una partida de 1,4 millones de euros en los Presupuestos del Estado de 2007, todo apunta a que el año próximo también pasará de largo sin que comiencen las obras. Más degradación para este enclave, a pesar de que su mejora está perfectamente diseñada en sendos proyectos de la Demarcación de Costas de Andalucía Mediterráneo (con sede en Málaga) y del Ayuntamiento de la capital desde mediados del año pasado.

No es una historia nueva. Por razones evidentes, entre ellas, el que un área que tuvo tanto esplendor esté invadida por la cochambre, Costas y el Consistorio llevan años barajando qué hacer con los antiguos Baños del Carmen, que se abrieron al público en 1918. Finalmente, ambas administraciones acordaron consensuar un doble proyecto.

El primero, elaborado por la consultora Europrincipia para la Demarcación, se centra en la regeneración de la playa a Poniente y la creación de otras dos a Levante, donde hoy sólo hay roqueo. Para ese objetivo de contar con franjas de arena de unos 40 metros de anchura media se verterán casi 100.000 metros cúbicos de arena. Además, para evitar que se escape a las primeras de cambio, el proyecto contempla dos grandes espigones de más de 200 y alrededor de 90 metros que frenarán su regresión.

Rehabilitación

Este proyecto marítimo está terminado desde 2003, si bien se ajustó y cerró por completo en abril del año pasado, con un presupuesto de 5,64 millones. Dos meses más tarde culminó el diseño del parque realizado por el Ayuntamiento de Málaga, en concreto por la Gerencia Municipal de Urbanismo, sobre una superficie de 98.000 metros cuadrados y con un desembolso estimado en 3,8 millones. El trabajo, dirigido por el arquitecto Ángel Pérez Mora, contempla un amplio abanicos de medidas, entre las que sobresale la rehabilitación del principal valor del enclave: el edificio del restaurante El Balneario.

Estos dos proyectos están pendientes de su refundición en uno, cuya ejecución se sacará a concurso por 13,48 millones de euros. Fuentes de Costas -que costeará íntegramente los trabajos- explicaron a SUR que ese trabajo podría estar terminado el próximo mes de noviembre, pero que la licitación no se producirá hasta que el Ayuntamiento de Málaga concluya el Plan Especial para la zona, en fase de redacción.

Sin embargo, siguen sin cerrarse definitivamente los acuerdos para el rescate de las concesiones administrativas en los Baños del Carmen, que expirarán en 2018. Grupo Vera posee la del chiringuito y el resto de lo que fue el balneario, cuyo uso comercial se limita a varias plazas de aparcamiento y dos canchas de tenis. Según la Demarcación de Costas, hay un preacuerdo con Vera para rescatar esas concesiones, y sólo habrá que articularlo para la nueva.

Por contra, sigue enquistado el traslado de la otra concesión, una nave de la empresa Astilleros Nereo situada en el extremo oeste del paseo marítimo de Pedregalejo, en la que apenas hay actividad de construcción de barcos. Pese a ello, se le ha ofrecido al propietario el traslado al futuro puerto de San Andrés. Otra alternativa sobre la mesa es que se levante en San Andrés el astillero y se integre el taller de 'carpintería de ribera' con el que cuenta en el futuro edificio de uso deportivo y cultural que se prevé en ese mismo lugar, pero retranqueado tierra adentro. Por último, cabe la posibilidad de iniciar el procedimiento de expropiación y rescate de la concesión.

En estos momentos se encuentra en fase de consulta el Plan Especial, redactado por el Ayuntamiento, en el cual participan las delegaciones de Cultura y Medio Ambiente e incluso el Ministerio de Fomento (al lado discurre la antigua N-340). Una vez que se supere este paso administrativo, Costas solucionará el escollo del Nereo.

Continuidad de tránsito

Respecto a las características de la actuación diseñada, cabe destacar que permitirá una continuidad en el tránsito por la playa desde el puerto de Málaga hasta El Candado, pero no así en la estética. Se trata de un espacio singular y como tal es tratado, configurando un parque marítimo con mucha vegetación, pasarelas, pérgolas, placitas, quioscos, etc. además de los nuevos diques para estabilizar la playa.

El proyecto contempla el mantenimiento en su actual ubicación del máximo número de eucaliptos y la replantación de otros especímenes. En todo caso, se trata de una especie muy problemática, porque no deja crecer nada a su alrededor y sus raíces generan muchos problemas, levantando tramos de la calle Bolivia.

Una de las claves del proyecto es la rehabilitación del edificio hoy destinado a restaurante, que seguirá teniendo ese uso. Se mantendrá el rompeolas, eso sí, reforzando con escollera el frente marítimo. A Levante de este establecimiento se prevé un estanque que será invadido por las aguas del mar y una playa de grava flanqueada por dos pequeños espigones para que no se la lleve el oleaje. Al Norte, se ha planteado la construcción de un aparcamiento subterráneo de entre 100 y 150 plazas, dada la falta de estacionamientos en esta zona.

Pese a la confusión creada en ciertos foros, que propugnan que este espacio se mantenga en su actual estado, en los Baños del Carmen no habrá ni puerto deportivo ni más zonas comerciales que tres quioscos. De hecho, el proyecto del Ayuntamiento de Málaga planteó en primera instancia que hubiera dos parcelas comerciales, pero fueron eliminadas por indicación de la Demarcación de Costas.

Una vez que se desbloqueen los trámites pendientes, se estima que las obras durarán un año y medio. Empezando por el Este, lo más destacado será la sustitución del edificio de Nereo, casi metido en el mar, por un inmueble de equipamiento cultural y deportivo tierra adentro, que servirá de separación respecto a las casas de Pedregalejo.

El paseo, surcado por seis pasarelas peatonales de madera para acceder a la playa de Levante, pasará a espaldas del restaurante, para volver a la calle Bolivia. Allí se ampliará la acera mediante un muro de hormigón rematado en curva con un voladizo, logrando una anchura mínima de seis metros y máxima de doce.

Respecto a las pistas de tenis, está previsto que se desmantelen y, aunque el nuevo edificio de usos sociales tendrá una superficie de 4.000 metros cuadrados, todavía no se conoce cuál será su equipamiento concreto. La taquilla de entrada se rehabilitará interior y exteriormente, y se le dotará de uso como caseta de Cruz Roja.

Entre las medidas medioambientales destaca no sólo el mantenimiento casi total del bosque de eucaliptos o el empleo de grava para la playa aneja al restaurante; también se ha hecho un inventario de todos los árboles existentes (pinos, eucaliptos, higueras, yucas, palmeras, ficus, algarrobos, cipreses, etc.) para su conservación durante las obras.

Mobiliario y jardinería

Dentro del presupuesto desglosado de las actuaciones destacan los casi tres millones que costará la regeneración, si bien una de las partidas más cuantiosas será la de 544.637 euros destinada al mobiliario y a la jardinería del enclave. Los nuevos quioscos, que tendrán menos de 20 metros cuadrados de superficie cubierta y una terraza descubierta, se presupuestan en 91.000 euros, y la rehabilitación de El Balneario, en más de 130.000.

Los senderos enlosados conformarán junto a las pasarelas de madera un circuito interno dentro de los Baños del Carmen en el que predominarán los materiales nobles. También habrá tres hileras de pérgolas y cuatro rampas de acceso a la zona este del paraje. En concreto, se podrá llegar a la playa desde la calle Bolivia, desde el jardín mediterráneo de nueva construcción, desde la arboleda de eucaliptos y también desde el paseo de Pedregalejo.

Otra estructura destacada será la pajarera situada en el paseo alto, en calle Bolivia, que -según el trabajo de Ángel Pérez Mora- tendrá forma piramidal irregular y una altura de hasta 10,5 metros. Por ahora, todo es sólo papel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos