ANTEQUERA. Vecinos de Bobadilla alegan que los trazados del AVE a Granada les dejan encerrados entre vías

Consideran que quedarán sometidos a los efectos de las líneas de alta tensión y que las alternativas supondrán un impacto de ruido y visual Se verían afectados diseminados, minifundios, yacimientos y un cerro

CARMEN MARTÍNANTEQUERA
DESARROLLO. Se impediría el crecimiento del anejo. / A. FUENTES/
DESARROLLO. Se impediría el crecimiento del anejo. / A. FUENTES

Las propuestas de trazado del AVE a Granada a su paso por Antequera siguen levantando ampollas. Y ahora son los vecinos de Bobadilla Pueblo los que dan a conocer las alegaciones que han presentado a Fomento de la mano de la Asociación de Vecinos de Bobadilla, la Hermandad de la Virgen de las Maravillas y la Comunidad de Regantes de la Presa de Chinchilla. En su escrito consideran que las alternativas expuestas por el Ministerio dejarían encerrado al anejo en un triángulo de vías férreas, lo cual impediría su crecimiento; además supondrían un impacto de ruido y visual sobre la población, a la que también les podría afectar las líneas de alta tensión. Para más, los trazados afectarían a diseminados, minifundios, yacimientos y a la Comunidad de Regantes y destruirían el Cerro de Baltán. Para tratar que esto no ocurra han propuesto un trazado más alejado de la población en que residen que tendría menos afecciones.

Los vecinos, que no se oponen al paso del AVE por la zona, explican que sus alegaciones se corresponde al tramo comprendido entre Bobadilla y la Vega de Antequera, donde las distintas alternativas propuestas por Fomento-que hasta ahí caminan a la par- se bifurcan en trayectos distintos hasta la Peña de los Enamorados.

El principal «motivo de queja» de los vecinos es que la pedanía antequerana quedaría afectada «por un entramado de vías del AVE» que le haría quedar encerrada en un triángulo en el que la distancia entre éste y el anejo nunca superaría los 1,6 kilómetros. A ello, añaden que, con el crecimiento previsto en el PGOU que se tramita, las distancias se verían reducidas. Además las obras impactarían sobre el paisaje por lo que creen que se estaría vulnerando el artículo 451 de la Constitución en el que se hace referencia al medio ambiente y a la calidad de vida.

Los vecinos creen también que el nivel de de ruido afectará directamente a la población y que se debería tener en cuenta que éste se agravará por la cercanía de las vías actuales, el Centro de Mantenimiento del AVE y el futuro puerto seco.

Destrucción del cerro

Sobre las líneas de alta tensión, apuntan que las vías de tren que rodean Bobadilla serán dobles, con lo cuál se tendrían 6 líneas de alta tensión de 25.000 V., generando campos en un entorno inferior a cinco kilómetros. También alegan que los trazados pasarían por pequeñas acequias y fincas de regadío, segmentando los terrenos, y cerca de diseminados que se tendrían que demoler; al igual que el Cerro de Batán -donde se celebra la romería- del que se extraería tierra para hacer terraplenes a lo largo del trazado. También los trazados afectarían a varios yacimientos arqueológicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos