El Clínico, único hospital del SAS que aplica una técnica para regenerar la rodilla

En un quirófano se le implantan al paciente células del cartílago tratadas previamente en el Centro de Transfusión Los enfermos reciben el alta a las 48 horas de la operación

ÁNGEL ESCALERAMÁLAGA
Elvira Montañez. / SUR/
Elvira Montañez. / SUR

El Clínico Universitario es el único hospital del Servicio Andaluz de Salud (SAS) que aplica una técnica quirúrgica que permite regenerar el cartílago de la rodilla. Esta intervención se hace en estrecha colaboración con el banco de tejidos del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS). Los pacientes reciben el alta a las 48 horas de realizarse la operación y en seis meses vuelven a llevar una vida normal, explicó la coordinadora de la unidad de rodilla del servicio de traumatología del Clínico Universitario, Elvira Montañez.

La técnica, cuyo nombre científico es implante de condorcitos autólogos, consiste en la extracción de células de la rodilla afectada que luego, durante tres o cuatro semanas, son tratadas en el laboratorio del banco de tejidos del CRTS, donde esas células cartilaginosas se multiplican hasta conseguir el número suficiente para reparar la lesión. Las nuevas células se implantan al enfermo en un quirófano en una operación que dura de 30 a 45 minutos y para la que se emplea anestesia epidural.

Buenos resultados

Desde que el SAS acreditó al Hospital Clínico y al Centro Regional de Transfusión Sanguínea para la puesta en marcha de esta técnica han sido intervenidos tres pacientes con resultados satisfactorios; dos enfermos más están a la espera de que se les haga la operación. «Los resultados han sido buenos a corto plazo, pero hasta que no transcurren dos años desde la intervención no se puede hablar con propiedad», indicó la doctora Montañez

La coordinadora de la unidad de rodilla explicó a este periódico que las lesiones deben estar localizadas en un solo lado de la articulación. Los candidatos son personas con edades comprendidas entre 18 y 45 años que se comprometan a seguir las recomendaciones postquirúrgicas marcadas por los traumatólogos, entre las que se encuentran que deberán caminar con muletas durante dos meses y que en ese tiempo no pueden echar ningún tipo de peso a la pierna. Las lesiones que se corrigen con este método suelen estar provocadas por traumatismos a causa de accidentes de tráfico o laborales o por la realización de algún deporte. La utilización de este procedimiento quirúrgico reduce los riesgos de rechazo, ya que al enfermo se le implanta material celular de su propia rodilla que ha sido tratado pertinentemente en el laboratorio del Centro de Transfusión.

La doctora Montañez destacó el trabajo que realizan los profesionales banco de tejidos del CRTS, puesto que son ellos los que logran multiplicar las células cartilaginosas del enfermo hasta alcanzar un número suficiente para poder llevar a cabo la operación quirúrgica con garantías de éxito.

«Esta técnica es un arma más dentro del arsenal terapéutico que disponemos los traumatólogos», precisó la coordinadora de la unidad de rodilla del Clínico Universitario.

Por otro lado, la citada unidad atiende anualmente a unos 7.200 pacientes en las consultas externas y efectúa unas 500 intervenciones quirúrgicas cada año, lo que da idea del volumen de asistencia que tiene y la gran demanda de atención.