Olmeda de la Cuesta, el pueblo con más esculturas que vecinos