El buen momento de Masella

Masella vive uno de los mejores momentos de la temporada/
Masella vive uno de los mejores momentos de la temporada

La estación de la Cerdaña suma 42 kilómetros de pistas y acogió a más de 15.000 usuarios durante el pasado fin de semana

J.G.madrid

El centro invernal de Masella cumple dos meses desde que abrió la temporada y las noticias son cada vez más positivas. Las condiciones con las que cuenta la estación situada en la Cerdaña son óptimas, merced a las temperaturas elevadas y el ambiente soleado que se vive durante estas últimas jornadas de enero.

Sus 42 kilómetros de pistas animaron a los amantes de los deportes invernales durante el pasado fin de semana, que acudió en masa hasta Masella. Se registró una afluencia superior a los 15.000 usuarios entre el sábado y el domingo, incluyendo también la jornada del esquí nocturno que tiene lugar cada semana.

Así será hasta que finalice el mes de febrero, en el que todos los jueves, viernes y sábados se podrá disfrutar del dominio esquiable nocturno más importante de los Pirineos. La novedad estará en la apertura, durante esta semana, durante la jornada del martes 26 de enero en lugar del jueves 28.

Un abono para tres meses

El dominio catalán, que cuenta con espesores de nieve que alcanzan los 70 centímetros en algunas zonas, posee el 100% de los remontes abiertos. Y, desde hace un par de semanas, también tiene todo el desnivel esquiable disponible.

Aún con tres meses de temporada por delante, en Masella se espera la llegada de grandes nevadas. Así ha sido tradicionalmente en el centro catalán. Todos los amantes de la nieve podrán disfrutar del final del invierno y de la primavera esquiando a un precio especial gracias al abono de temporada de 3 meses que ofrece la estación.

Un forfait de 290 euros que permite esquiar en más de 60 estaciones de esquí nacionales e internacionales. Gracias a esta oferta, los usuarios que acudan a sus pistas podrán amortizarlo en sólo siete días. Un producto en el que se trabaja con el objetivo de ofrecer un abanico aún más amplio para todos los esquiadores.