Compras de otra época

Los productos artesanos están muy presentes en el abasto./
Los productos artesanos están muy presentes en el abasto.

El bulevar de La Cala de Mijas acoge hasta el domingo el II Mercadillo Medieval

MARI CARMEN JAIME

Pasear estos días por el bulevar de La Cala de Mijas es como viajar por otra época. Hasta el domingo 18 la arteria principal del núcleo marinero se convierte en un abasto de la época andalusí gracias a una iniciativa desarrollada por el Ayuntamiento a través de la concejalía de Mercadillos. En concreto, las decenas de puestos que se han establecido en el entorno ambientan la zona en la época de los bandoleros.

Así, los visitantes se sumergen, a veces casi sin saberlo, en pleno siglo XVIII. Además de la decoración de los propios artesanos y empresarios participantes, desde el área municipal se han organizado una serie de actuaciones alternativas que permiten regresar a una Andalucía que quedó grabada en el recuerdo de muchos gracias a la literatura romántica y las obras pictóricas de muchos de los grandes pinceles de España. De esta manera, durante los cuatro días que se prolonga la actividad se celebrarán multitud de pasacalles además de talleres para los más jóvenes. Cuenta cuentos, espectáculos de magia y juegos tradicionales, son alguno de los atractivos que suma el mercado, cuyo acceso es completamente gratuito.

La presencia de animales para recrear con mayor realismo la época también es otra de las cualidades que diferencian al mercadillo de época mijeño de otros del entorno. Y es que, los visitantes tienen la oportunidad de disfrutar, durante todos los días, de un carrusel de ponis, paseos en coche de caballo así como de castillos hinchables para los más pequeños.

El mercadillo de época está organizado por la Asociación Meta Andalucía, cuyo presidente, José Manuel González, resalta que «esta cita tiene como objetivo primordial promocionar los productos típicos de Andalucía». Por ello, un paseo por el bulevar permite hacerse con artesanías y alimentos regionales, ecológicos, de calidad e incluso con denominación de origen como aceitunas, embutidos, especias, e incluso cosméticos. Para completar la oferta, se han dispuesto varios artesanos a lo largo del recorrido que se encargan de fabricar sus productos en vivo.

Durante la jornada del viernes, el mercado abrirá sus puertas al caer la tarde, a partir de las 19.00 horas. Ya de cara al fin de semana, tanto el sábado como el domingo, funcionará desde las 12.00 horas y hasta bien entrada la noche.

No es la primera vez que la localidad acoge esta actividad, que llegó como atractivo turístico y promocional el año pasado por fechas similares. La cercanía con los meses de verano, cuando ya se ha instalado el buen tiempo en la Costa del Sol además de la elección del núcleo caleño para albergar el evento, con ventajas como la cercanía al mar, su rápida conexión con la autovía así como la amplia presencia, durante todo el año, tanto de turistas españoles como internacionales aseguran una amplia presencia de público que disfruta haciéndose con productos artesanos así como alimentos de buena calidad.

Pero el de ahora no es el único abasto que acoge el municipio costasoleño. En lo que va de mandato el equipo de gobierno ha puesto en marcha media docena de espacios de este tipo en aras de fomentar el tejido económico local, reforzar la apuesta por dar vida a diversas barriadas del municipio así como promover la actividad que realizan numerosos artesanos y productores tanto de la localidad como de su entorno. Entre ellos, destaca la apuesta por recuperar el mercadillo de Calypso, que tiene lugar los jueves en este entorno costero o los que se caracterizan por la venta únicamente de productos ecológicos, que se celebran en dos fechas concretas y lugares concretos: los jardines de la Iglesia San Manuel de Las Lagunas (segundos domingos del mes) y el del bulevar de La Cala (último domingo de mes).