El tráfico en los accesos a Málaga por el oeste será casi el doble cuando se abra la segunda ronda

Un estudio cifra en 396.000 vehículos al día la intensidad que soportarán la Ronda Oeste y la nueva circunvalación Fomento desvelará el lunes si la hiperronda tendrá tres carriles por sentido en todo su recorrido

MANUEL BECERRAMÁLAGA
El tráfico en los accesos  a Málaga por el oeste será casi el doble cuando se abra la segunda ronda/
El tráfico en los accesos a Málaga por el oeste será casi el doble cuando se abra la segunda ronda

De 226.000 vehículos al día (año 2005) se pasará a 396.000 en 2008, nada menos que un 75% más. Esa será, según se pone de manifiesto en un estudio encargado por el Ministerio de Fomento, la evolución del tráfico en los accesos a Málaga por el oeste de la ciudad en el plazo de tres años, cuando se prevé la apertura de la segunda ronda de circunvalación. En 2008 -si es que finalmente se abre en ese horizonte- el nuevo cinturón viario absorberá un 30% de todo el flujo circulatorio de esa zona.

El informe ha sido encargado por el departamento que dirige Magdalena Álvarez para analizar las condiciones de implantación de un carril BUS-VAO (Vehículos de Alta Ocupación) entre Málaga y Torremolinos, un proyecto en el que el Gobierno central invertirá casi 45 millones de euros y que se encuentra en la fase de valoración de ofertas para la elaboración del proyecto. Redactado por la empresa consultora Apia XXI, el estudio recopila y ofrece datos significativos y no conocidos de otros trabajos, entre los que se encuentra el anteproyecto de la también llamada hiperronda, un eje de 21,3 kilómetros que irá desde la A-7, en las inmediaciones del embalse de El Limonero y de la A-45, hasta la AP-7, junto al Palacio de Congresos de Torremolinos.

Bloqueo y retraso

Pendiente desde 1996, y después de sufrir varios años de bloqueo por parte del anterior Gobierno y al menos uno más de retraso por el rediseño de su financiación a cargo del actual Ejecutivo, la segunda ronda podría entrar en servicio en 2008 ó 2009, ya que acaba de terminar la redacción de los cuatro proyectos en los que se dividió su trazado. Precisamente, el lunes está previsto que el Ministerio de Fomento presente esta infraestructura, desvelando su trazado final, sus plazos de ejecución y todas sus característica. Entre ellas, una de las que concitará mayor interés será el número de carriles por sentido, ya que en el estudio informativo -realizado en 2001 y aprobado definitivamente en 2004- se contemplaba que más de la mitad de la autovía, en concreto el 53%, tendría sólo dos carriles por sentido, mientras que el 43% restante contaría con tres.

Volviendo a las previsiones de tráfico del citado estudio cabe destacar que sólo un lustro después de la puesta en marcha de la nueva variante, en 2013, la Intensidad Media Diaria (IMD) del eje oeste será de 534.000 vehículos sumando la hiperronda (con el 37% de ese flujo circulatorio) y la Ronda Oeste. La nueva autovía provocará de este modo un efecto de generación de movimientos, al que hay que sumar el desvío desde ejes como la A-357 o el centro de la ciudad.

El reparto de los tráficos entre la segunda ronda y la Ronda Oeste no será homogéneo, según se detalla en una de las tablas del informe, que divide el trazado de ambas carreteras en tres secciones sólo para el estudio de su tráfico ya que estos tramos no tienen nada que ver con los cuatro en los que se subdivide la circunvalación a efectos constructivos.

La primera sección, comenzando por el este, empieza en el punto inicial de la hiperronda, muy cerca de la A-45 (carretera de Las Pedrizas) y llega hasta el punto de cruce con la autopista de Las Pedrizas (futura AP-46). Será la que tendrá menos tráfico en 2008 (11.452 vehículos al día) y la que absorberá menos flujo circulatorio de la Ronda Oeste, sólo el 22%.

El segundo tramo llegará hasta las inmediaciones del aeropuerto, con el que se enlazará con este recinto mediante el llamado acceso norte. La influencia sobre la actual circunvalación será algo mayor, ya que captará el 24% del tráfico del corredor, al soportar el paso de 61.489 vehículos al día.

Por último, estará el trazado estrella de la segunda ronda, el que discurrirá entre las inmediaciones de Churriana y el punto final de la nueva autovía, el Palacio de Congresos de Torremolinos. Y es que por esta zona pasarán a diario 45.545 vehículos frente a los 43.264 de la A-7, es decir, el 51% del total.

Guadalmar

La entrada en servicio de la hiperronda, de este modo, provocará de forma inmediata la eliminación de los problemas de retenciones que a diario se registran en la travesía de Guadalmar, el punto negro de atascos más grave de la red de carreteras de Málaga junto a la travesía de San Pedro Alcántara (Marbella).

El diseño de la nueva ronda se ajustó por completo a esas previsiones de intensidad de tráfico en lo que hace referencia al número de carriles de cada uno de sus tramos. Así, los dos primeros (11,2 kilómetros) se dibujaron en el estudio informativo, desarrollado en 2004 como anteproyecto, con dos carriles por sentido, mientras que los otros dos (10,1 kilómetros) se previeron con tres carriles en cada calzada.

En esos estudios previos al proyecto que se presentará el lunes se establecieron como horizontes para la ampliación a tres carriles por sentido de toda la traza los años 2017 y 2028, aunque es posible que ese margen se acorte o, por qué no, que la ministra de Fomento anuncie la construcción de la nueva circunvalación con tres carriles por sentido desde el primer día de funcionamiento. La incógnita se despejará el lunes.