Asensio Mosbah tomará la decisión definitiva sobre el nuevo entrenador

El máximo responsable de los propietarios tendrá la última palabra tras sopesar las distintas propuestas recibidas

SERGIO CORTÉSMÁLAGA
Asensio Mosbah tomará la decisión definitiva sobre el nuevo entrenador/
Asensio Mosbah tomará la decisión definitiva sobre el nuevo entrenador

El vicepresidente ejecutivo del Grupo Zeta, empresa propietaria del Málaga, Antonio Asensio Mosbah, tendrá la última palabra en la elección del entrenador para la próxima temporada. Él recogerá las distintas propuestas y tomará la decisión definitiva, aunque se pretende que exista el máximo consenso posible.

La incertidumbre en torno al Málaga se mantiene, aunque el director deportivo y entrenador, Manolo Hierro, confirmó ayer la noticia adelantada por este periódico respecto a la llegada del presidente, Serafín Roldán, el próximo miércoles. Su pretensión es hacer balance de esta aciaga temporada y anunciar en una rueda de prensa los puntos más destacados de la planificación para la próxima.

En la actualidad la prioridad pasa por la elección del nuevo entrenador, porque éste debe ser el abanderado que lidere el próximo proyecto y también la persona que infunda ilusión a los decepcionados seguidores malaguistas. Tanto entre los propietarios como entre los dirigentes de Málaga coinciden en la importancia de acertar en esta decisión para enderezar el rumbo cuanto antes.

El proceso parece más o menos definido. Aunque se mantienen distintos interrogantes respecto al futuro -con especial mención para la persona que sucederá a Roldán en la presidencia-, está claro que todos tendrán voz en la elección del entrenador. Obviamente, el asesor deportivo de los propietarios y máximo responsable técnico hasta el pasado verano, Carlos Rincón, contará con más peso. Será entonces cuando Asensio Mosbah (en su círculo más íntimo, Toni Asensio) inclinará la balanza hacia uno u otro candidato.

Perfil

En cualquier caso, la clave no reside tanto en el nombre del elegido como en el perfil que se busca. En este sentido, fuentes cercanas a los propietarios reiteran que se pretende incorporar a un entrenador del corte de Juande Ramos. Y conste que no guarda relación con el hecho de que el manchego se encuentre en primer plano de la actualidad por su rotundo éxito al frente del Sevilla, al que ha conducido al título de la UEFA y con notable superioridad respecto a su rival. El gran recuerdo que dejó entre los dirigentes y los propietarios obliga a todos a buscar un técnico trabajador, que tenga buen cartel y que también sepa dar oportunidades a todos los componentes del equipo.

Hablar de nombres entraña un riesgo excesivo. Los ofrecimientos se amontonan en Málaga y en Madrid. Los diferentes representantes se dirigen tanto a La Rosaleda (a Hierro) como a la empresa ISO (a Rincón), ya que ambos aseguran que llevarán las riendas del club en el capítulo deportivo a partir de la semana que viene. En la lista figuran técnicos de todo tipo, desde varios con gran experiencia en la categoría a otros que tienen a sus equipos en lo alto de la tabla de Segunda División y que no van a continuar. El Málaga es un suculento plato y ni siquiera las evidentes dificultades económicas frenan el interés de los entrenadores más variopintos del mercado.

Alcaraz y el resto

No es un secreto que a Asensio Mosbah le agrada en especial Lucas Alcaraz, pero tiene contrato en vigor con el Xerez, y el Málaga pretende ser respetuoso con el club gaditano. Entre los mejor colocados en la lista también aparecen Abel (Ciudad de Murcia), Míchel (Rayo Vallecano), Juan Ramón López Caro (Real Madrid) y Luis César (Gimnastic).

Es más fácil hablar del perfil que se busca. La intención es evitar el más mínimo riesgo. La Segunda División exige un trabajo concienzudo -tanto táctico como en la estrategia-, un amplio conocimiento de la categoría y dotes de psicólogo para llevar al equipo a superar las distintas adversidades que se avecinan. De ahí que nadie quiera precipitarse. El primero de ellos, el máximo responsable de los propietarios.