El Unicaja afianza su liderato a una jornada de acabar la fase regular

El conjunto malagueño acabó imponiéndose ante la férrea oposición del Gran Canaria Grupo Dunas, en un enfrentamiento interesante en Las Palmas (67-75)

EFELas Palmas de Gran Canaria

Durante los compases iniciales los jugadores locales no acreditaron su habitual clarividencia en la labor, ya que se mostró muy espeso en las proyecciones atacantes.

Por su parte, el equipo andaluz, de la mano de Brown, quien anotó 13 puntos en los diez primeros minutos, salió disparado y obligó al técnico de los insulares, Salvo Maldonado, a realizar rotaciones desde el banquillo con el fin de buscar más intensidad en los suyos.

Savané, que a los 15 segundos fue relevado con motivo de un golpe en una de las rodillas, volvió a reaparecer a tres minutos de la conclusión de este cuarto y le concedió mayor estabilidad a su quehacer ofensivo, siempre bien acompañado de la excelente dirección de Marcus Norris.

Winston cerró este juego con una canasta espectacular, desde parcela propia, que derivó a un 25-26.

Nada más comenzar el segundo periodo, el equipo isleño se situó por delante en el marcador gracias a un acierto de Savané, aunque pronto reaccionó su adversario y le endosó un parcial de 0-5.

Con un Winston inspirado arriba y con el equipo rival acusando las tres personales de sus pivotes Daniel Santiago y Nicevic, los locales se sintieron algo más cómodos.

Un 8-0 favorable a los amarillos les concedió una ventaja de dos puntos al descanso (38-30).

En la reanudación, el Gran Canaria Grupo Dunas salió más motivado y con un juego espectacular -tres triples incluidos- dejó el marcador en un nítido 49-42, lo que hizo que el entrenador visitante, Sergio Scariolo, pidiera tiempo muerto para tratar de paliar la situación adversa.

El portorriqueño Santiago acumuló la cuarta personal y Savané siguió haciendo de las suyas para poner al Gran Canaria con ventaja de ocho puntos.

De poco le valió a Scariolo ordenar una variación de defensa a 2-3, porque el tercer cuarto terminó con un 57-55 para los jugadores isleños.

En el último cuarto, las decisiones arbitrales -claves en el devenir del juego- y los embarullados ataques insulares -sólo anotaron ocho puntos en los diez minutos finales- echaron por tierra las expectativas canarias por sorprender al líder.

Una técnica hacia el banquillo local y un triple de Garbajosa, a falta de minuto y medio, inclinaron la balanza definitivamente para el Unicaja.