El director de un colegio se perfila como sustituto del vocal del PP que dimitirá

Javier García relevará previsiblemente al abogado Salvador Guerrero, que presentará su renuncia por incompatibilidad profesional

CRISTINA GONZÁLEZMARBELLA
El director de un colegio se perfila como sustituto del vocal del PP que dimitirá/
El director de un colegio se perfila como sustituto del vocal del PP que dimitirá

Un comienzo accidentado para una Marbella que no gana para sustos. Sólo tres días después de la toma de posesión de la comisión gestora que regirá el Ayuntamiento hasta mayo de 2007, uno de los 16 vocales dirá adiós. Como ya anunció el pasado viernes el PP, Salvador Guerrero, vocal al que se la había asignado el área de Hacienda, presentará hoy previsiblemente su dimisión a petición de los populares, tras conocerse que su despacho de abogados defiende a dos de los imputados por la operación 'Malaya' contra la corrupción municipal, desencadenante de la disolución de la corporación. Javier García, director del colegio Monseñor Rodrigo Bocanegra, se perfila como su sustituto. Su mayor disponibilidad por su situación personal y profesional podría ser el motivo que lleve al PP a decantarse por el cuatro nombre de la lista de suplentes.

Los pasos están marcados. Aunque según fuentes del partido no es necesario que la renuncia de Guerrero sea aceptada en pleno, sí tendrá que formalizarse ante este órgano la toma de posesión de la persona que le sustituirá, que se elegirá de entre los seis suplentes propuestos por los populares: José María Luna, Ramón García, Antonio Caracuel, Javier García, Isabel Pallarés y Agustina Olarte. Las mismas fuentes aseguran que la vocalía vacante no necesariamente debe recaer en el primero de la lista de suplentes, puesto que ocupa José María Luna, ex director del Museo del Grabado de Marbella, ya que «no hay orden porque no se trata de una lista electoral». Se trata de un planteamiento que, ante la indeterminación del reglamento, podría dar algún quebradero de cabeza más al PP.

Escritos

Para formalizar el cambio, los populares tendrán que remitir sendos escritos a la Diputación de Málaga y al nuevo órgano del gobierno local, mientras que el organismo provincial deberá emitir la correspondiente credencial al nuevo vocal para que tome posesión en el siguiente pleno.

La renuncia de Guerrero obligará además al PP a reestructurar el reparto de las áreas que le corresponde asumir dentro de la gestora. Hacienda, la que se le había encomendado, está considerada junto a Urbanismo un peso pesado dentro del Ayuntamiento. Ángeles Muñoz, presidenta del PP de Marbella, adelantó que «se intentará acoplar a cada persona en el área en la que pueda trabajar de una manera más eficaz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos