Vecinos de Torremuelle instalan barreras para impedir el acceso a camiones pesados

«Tomamos esta medida porque el Ayuntamiento de Benalmádena no restringe el acceso de los vehículos de más de ocho toneladas», explicó un portavoz vecinal El alcalde dicta un decreto obligando a retirar las vallas o multará a los vecinos

ÁLVARO PAYOPDS
Vecinos de Torremuelle instalan barreras para impedir el acceso a camiones pesados

Los vecinos de la urbanización Torremuelle, situada en Benalmádena Costa, han denunciado en repetidas ocasiones el constante paso de vehículos pesados por la zona. Aseguran que ocasiona múltiples deterioros en la calzada, además de otras molestias. Ahora han decidido pasar a la acción de una forma totalmente drástica. A finales de la pasada semana, instalaron tres barreras levadizas en diferentes entradas del municipio para restringir el paso de camiones a la urbanización.

«En la entrada de Torremuelle hay una señal vertical que indica claramente que está prohibido el acceso a camiones de más de ocho toneladas», explicó Félix Gil, portavoz de la Comunidad de Propietarios de Torremuelle. Debido a que en la parte norte se están realizando numerosas obras, los residentes aseguraron que el paso de vehículos pesados es continuo. «Cansados de que el Ayuntamiento no haga nada por hacer efectiva esta prohibición, hemos decidido frenar nosotros mismos el paso de camiones tomando una medida que ya se ha hecho en otras urbanizaciones», añadió.

Vigilancia

El próximo 11 de marzo la comunidad de propietarios celebrará una asamblea para decidir si contratan a tres vigilantes que controlen las barreras para bajarlas justo en el momento en que intente acceder algún vehículo pesado. «Esto supondría un coste de unos 9.000 euros mensuales, que habría que sumar a los otros 1.000 euros que ha costado a la comunidad instalar las tres vallas», informó Gil, que destacó el gran esfuerzo económico que supone esta iniciativa para la propiedad.

«Desde que colocamos las vallas, hemos notado que tienen un efecto disuasorio: muchos vehículos ajenos a la urbanización dejan de entrar por el temor a quedar encerrados», aseguró el portavoz. Los propietarios también estudian instalar una cuarta barrera para tener así controlados todos los accesos a la urbanización.

Los vecinos justificaron la colocación de las vallas en base al deterioro que causa en la urbanización el constante paso de camiones pesados. «No hace ni dos años que costeamos la pavimentación de las calles de la urbanización y ya se encuentra destrozada en muchas partes por culpa del paso de estos vehículos», denunció el portavoz, que también añadió que la circulación de los camiones «supone un peligro continuo para los peatones».

Por su parte, Enrique Bolín, alcalde del municipio, ha dictado un decreto en el que ordena a la comunidad que retire «la barrera sin licencia que ocupa bienes de uso público». El decreto asegura que esta iniciativa «infringe la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía». Si trascurrido un plazo no lo hiciesen, el propio Ayuntamiento procederá a retirarlas y multará con periodicidad mensual a la comunidad.