El Ayuntamiento trasladará el aparcamiento de autobuses de Mijas a la explanada del parking

El proyecto cuenta con un presupuesto de 175.000 euros El nuevo recinto tendrá capacidad para unos 30 vehículos

ÁLVARO PAYOPDS
El Ayuntamiento trasladará el aparcamiento de autobuses de Mijas a la explanada del parking

Nadie duda de que el emplazamiento sea accesible y práctico para los turistas, pero la céntrica ubicación del actual aparcamiento de autobuses turísticos en Mijas Pueblo no es la más idónea. Tanto desde un punto de vista estético (su emplazamiento está prácticamente a las puertas del Ayuntamiento) como desde una óptica funcional (resta un buen número de plazas de aparcamiento en una zona en la que escasean especialmente). Por todo ello, el Ayuntamiento de Mijas acaba de anunciar su intención de trasladarlo a un nuevo emplazamiento.

«Queremos habilitar una zona nueva en la explanada situada junto al parking de coches de Mijas Pueblo», anunció Juan Cruz, concejal de Obras. «El traslado obligará a realizar varias mejoras, especialmente para reducir la pendiente de los accesos», apuntó.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 175.000 euros, y el equipo de gobierno ha solicitado una subvención a la Consejería de Turismo de la Junta para que se ocupe del 80 por ciento de la financiación. Otra de las desventajas del actual aparcamiento es su capacidad reducida: únicamente permite aparcar a nueve autobuses, por lo que resulta insuficiente en los periodos de mayor afluencia de visitantes. «El nuevo aparcamiento tendrá capacidad para unos 30 vehículos, situados en ambos laterales de la plaza del parking de Mijas Pueblo», informó el concejal.

Remodelación

La Concejalía de Obras ha planificado una remodelación de la plaza del aparcamiento que incluye la eliminación de las isletas centrales y también la reordenación de todos los espacios ajardinados.

Una de las principales intervenciones se realizará en la calle de acceso y salida. Se trata de un vial con una pendiente pronunciada cuyo trazado se modificará para evitar que los bajos de los autobuses que pasen rocen con el pavimento.