Dos nuevas víctimas denuncian que el dueño de un concesionario les debe 190.000 euros

Les extendió pagarés por la deuda, pero su cuenta no tiene fondos

J. C.MÁLAGA

La lista de afectados sigue creciendo. Ayer, dos nuevas víctimas presentaron sendas denuncias contra el dueño de tres concesionarios de coches de segunda mano en Málaga capital, al que acusan de deberles 174.000 y 18.000 euros, respectivamente.

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación en torno a media docena de denuncias similares contra este mismo individuo, que al parecer se encuentra en paradero desconocido, según Tovar Oliver Hernández Riverol, abogado que asiste a varios afectados.

La primera de las víctimas relató en su denuncia que el empresario, tras ganarse su confianza, le planteó que debía comprar unos automóviles en Alemania, pero que no disponía de liquidez para la operación, ya que tenía varios deudores que no le pagaban.

El denunciado le pidió dinero prestado y, a cambio, le entregó como garantía tres pagarés por la suma aportada, que ascendía a 174.000 euros. La víctima ha acudido al banco para cobrar el préstamo, pero allí le confirmaron que no había fondos en la cuenta.

Según refleja el afectado en su denuncia, ni la familia ni los empleados de este sujeto han sabido darle cuenta de su paradero. Detalló que en un concesionario le indicaron que ya habían acudido otros afectados a buscarlo porque supuestamente había vendido vehículos o inmuebles a varios compradores.

La segunda de las víctimas es el empleado de una aseguradora que, al parecer, venía trabajando con estos concesionarios de compraventa desde hace tres años. Un día, el empresario le pidió 18.000 euros para invertir en unos coches de segunda mano en Alemania asegurándole, según consta en su denuncia, una rentabilidad de 2.400 euros. Él aceptó el trato.

El empresario -prosigue- le extendió tres pagarés, uno de la cantidad aportada y otros dos de 1.200 euros cada uno, en concepto de intereses. Como en el caso anterior, cuando acudió al banco a retirar el dinero, la cuenta no tenía fondos.

El letrado de estos afectados estimó que, por la información recabada, el número de perjudicados puede elevarse a 200. Entre las víctimas estaría incluso un empleado del denunciado, que también compró un coche al empresario.