Copasur acusa al Consistorio de aumentar en una permuta la tasación de dos viviendas

Piñana dice que el interventor no alertó de que el precio era superior al de la compra inicial por parte del Ayuntamiento

CRISTINA GONZÁLEZMARBELLA

Suma y sigue. El enfrentamiento entre la empresa Copasur y la alcaldesa, Marisol Yagüe, se agrava cada día. El administrador único de la constructora, Alberto Piñana, volvió a arremeter ayer contra la regidora para rebatir los argumentos del Consistorio sobre que las obras ejecutadas por ésta empresa tras un convenio suscrito con el ex alcalde Julián Muñoz no han sido ejecutadas ni recepcionadas. Sus argumentos son claros: Asegura que no ha habido «trato de favor» por parte del Ayuntamiento y que hasta este momento nunca ha habido quejas de los trabajos realizados por su empresa.

Es más, confirmó la información hecha pública por el PP de la reclamación de responsabilidad patrimonial que presentaron contra el Consistorio en octubre. No sólo se debe a que, según Piñana, el equipo de gobierno quiso pagar las cinco obras previstas con un aprovechamiento urbanístico que ya estaba vendido anteriormente. Alude además a que la tasación de dos de las viviendas que se entregaron como pago en la misma permuta de bienes por obra fueron valoradas por un tasador contratado por el Ayuntamiento 85.000 euros por encima de su valor cada una. Una modificación sobre la que, asegura, el interventor, Juan Antonio Castro no alertó a la comisión de gobierno y que no se ajustaría a la legalidad, ya que la única manera en que se puede incrementar el valor es mediante subasta.

«Difamación»

«La alcaldesa está utilizando a personas como el interventor para engañar a los ciudadanos», señaló, además de acusarla de «difamación». Rechazó además que el Ayuntamiento esté auditando el convenio para la ejecución de cinco obras municipales firmado con el anterior alcalde y aseguró que, pese a las afirmaciones del equipo de gobierno, cuatro de los cinco proyectos sí están recepcionados.

No se quedó sólo en palabras. Presentó facturadas de cuatro de las cinco obras «entregadas» al Consistorio con el «recibí» del gerente de compras y del responsable de obras, Vicente Manciles, para demostrar que no se ha incumplido el convenio. Desde el Ayuntamiento insistieron en que se está auditando el convenio firmado con Piñana y achacaron las deficiencias que pueda haber al equipo de gobierno anterior. Señalaron que incluso se desconoce por qué procedimiento se le adjudicaron estos trabajos.