El alcalde de Alhaurín sorprende en la negociación con una batería de exigencias para el pueblo

Dos campos de golf, un geriátrico, VPO o un parque medioambiental, entre las compensaciones propuestas Para las canteras, la única opción que ofrece es que trabajen siete años en restaurar la zona y que después se marchen

ALMUDENA NOGUÉS ENRIQUE MIRANDA
El alcalde de Alhaurín sorprende en la negociación con una batería de exigencias para el pueblo

Ya en la reunión del pasado miércoles el alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, dejó entrever su estrategia. Entonces, pidió que los empresarios y la Junta compensaran al pueblo de Alhaurín, «uno de los grandes afectados» por la actividad de las canteras ahora cerradas.

Pero estas declaraciones sólo eran la punta del iceberg. Ayer, se concretaron en un documento con una serie de exigencias. Si al principio de la tarde, las partes negociadoras entraban a la Delegación del Gobierno andaluz con caras de optimismo, con la presentación de la propuesta las expresiones cambiaron. Pasada la medianoche las negociaciones continuaban, sin que al cierre de esta edición se conociera si había algún tipo de acercamiento.

Villanova sorprendió a todos presentando un texto que no dejaba nada al azar: una batería de exigencias que, en forma de obras y equipamientos para el municipio, compensaría a los habitantes de la ciudad por convivir con las empresas extractoras. A cambio, las canteras declaradas ilegales seguirían su actividad durante un periodo de siete años, aunque única y exclusivamente para reforestar las zonas donde han trabajado. Después, deberían abandonar el municipio. Por su parte, las canteras en situación regular no tendrían ningún problema para continuar extrayendo.

Lista de peticiones

Entre las medidas compensatorias que solicita el Ayuntamiento y que tendrían que sufragar las empresas se contempla la compra de terrenos de una cantera abandonada en Cerro de Planchelas para cederla al municipio, donde se construiría un parque temático medioambiental; la creación de unas instalaciones polideportivas, la edificación de 25 VPO, el pago de un centro geriátrico que se prevé levantar en Huerta Nueva o la aportación gratuita de 10.000 toneladas anuales de áridos para obras municipales. Además, también se solicita un compromiso por parte de los empresarios de mantener todo el empleo afectado por el cierre de las explotaciones.

En el capítulo de compensaciones, el Ayuntamiento también cita una serie de compromisos de la Junta de Andalucía calificados como la «partida de acciones más importante». Entre estos se recoge la aprobación de varias obras, como la creación de un parque de bomberos comarcal con base en el municipio, un teatro municipal y varias mejoras en carreteras. Tampoco se olvida el Ayuntamiento de pedir luz verde para dos campos de golf solicitados por el municipio y promovidos por la iniciativa privada en suelo no urbanizable.

El acuerdo marco presentado por el Consistorio recoge la elaboración de un único proyecto de restauración y reforestación de la sierra con el que se protegería el paisaje, el terreno y se corregirían los impactos producidos por la actividad. Las canteras consideradas ilegales por la sentencia judicial del TSJA podrían continuar con los trabajos de extracción -y con la libre comercialización de los áridos- durante un periodo máximo de siete años. Tras este periodo, deberían cerrar y la Junta de Andalucía se tendría que comprometer a «colaborar activamente en la búsqueda de nuevos emplazamientos para las empresas firmantes del acuerdo para que se trasladen a tras localizaciones».