Una operación en los pies puede retirar de los escenarios a la bailaora Cristina Hoyos

EFESEVILLA

Cristina Hoyos reconoció ayer que tiene los pies «muy mal» y anunció que podría retirarse del baile tras una próxima intervención quirúrgica, aunque matizó que nunca abandonará el flamenco con el que, dijo, tiene «un casamiento desde pequeñita».

Hoyos presentó en Sevilla el espectáculo 'Viaje al Sur', que formó parte de la bienal Málaga en Flamenco y que esta semana se representará en el teatro Lope de Vega de Sevilla. Allí, la bailaora explicó que tiene «problemas gordos con los huesos» de sus pies, que le obligan a someterse a una intervención quirúrgica que podría obligarle a dejar el baile.

Recordó que lleva bailando desde los 12 años y, aunque admitió que su edad sexagenaria le sitúa cerca del final de su carrera de bailaora, aseguró que nunca dejará el mundo del espectáculo: «Soy una persona muy fuerte y aguanto los dolores; seguiré bailando; tengo mis brazos y mi corazón, sobre todo, mi corazón», enfatizó. Hoyos no quiso confirmar si 'Viaje al Sur' será el último espectáculo en el que baile y señaló que «nunca» ha querido anunciar su retirada: «Me iré como he llegado: despacito y al compás».

Polémica flamenca

La bailaora sevillana eludió pronunciarse sobre las reticencias de algunos flamencos a que su nombre se asocie con el Ballet Flamenco de Andalucía -que Hoyos dirige- y dijo que «con todo el trabajo que tengo, no tengo tiempo para polémicas. Que se quejen, pero no me voy ahora a borrar mi nombre, ni a borrar los años que llevo bailando», se preguntó.

El director escénico de 'Viaje al Sur', Ramón Oller, dijo que, tras veinte años de profesión, puede asegurar que hay «muy pocos nombres» que sean una referencia en el mundo del flamenco y uno de ellos es el de Cristina Hoyos.

«Esta es una polémica ridícula; Andalucía no sabe lo que tiene con Cristina Hoyos», apostilló. El espectáculo 'Viaje al Sur' servirá de colofón al primer Festival Sevilla entre Culturas sobre el que el viceconsejero andaluz de Cultura, José María Rodríguez, adelantó que ha sido «un acierto».