Carlos Canal: «La fotografía es una disolución del tiempo»

Carlos Canal/ Hematólogo y fotógrafo (León, 1954) / Ha hecho de la fotografía un viaje personal impulsado por la luz y la búsqueda / Sus fiestas en los 80 eran cita obligada para la movida cultural de la ciudad / En esos años publicó, con Diego Santos y Juan Antonio Ramírez, el libro 'Estilo del relax', un recorrido por lo que había sido la arquitectura del ocio del llamado estilo internacional de la Costa del Sol / La música, como la cámara, es fundamental en su vida / Su iniciativa pionera de utilizar la fotografía con enfermos de leucemia ha dado vida al libro 'Recuperar la luz'

Carlos Canal: «La fotografía es una disolución   del tiempo»

¿Qué le trajo a Málaga en los 80?

La luz y la necesidad de un cambio de aire. La defensa del sur como un lugar para vivir de otra manera.

Parece que lo ha encontrado.

Por supuesto. He encontrado a mis amigos, mi trabajo y otra forma de sentir.

¿Qué queda de aquellas fiestas tan divertidas y costeadas que organizaba en aquellos años?

(Risas) Es curioso, muchas personas me relacionaban con aquellas fiestas. Ahora somos todos un poco más mayores. Una fiesta para mí es una celebración, y siempre hay un motivo para celebrar algo. Celebrar que uno sigue vivo y con ganas de vivir.

¿Queda algo de la arquitectura del relax o la Costa del Sol es ya un inmenso dormitorio de ladrillo?

Cada vez queda menos. Si miras el libro y luego te das un paseo por la costa, te das cuenta de que lo que no se ha destruido, se ha transformado. El estilo del relax es una manera de vivir, de entender la vida como un proceso en el que uno tiene que estar atento y esperar que las cosas ocurran sin agobiarse demasiado.

¿Primero fue la fotografía y luego la medicina o a la inversa?

Fueron tirones complementarios. No puedo decir qué fue primero. Cuando empecé a hacer fotos estudiaba Medicina y cuando acabé la carrera la fotografía entró en mi vida de una manera más persistente. Se convirtió en una manera de ver, de relacionarme con los demás y con la vida.

Las radiografías retratan los cuerpos, ¿las fotografías retratan el alma?

Sí. Para mí la fotografía es una expresión de lo intangible, aunque se manifieste a través de algo físico. Está más allá de lo que ves, es una forma de relacionarte con lo que no ves, con eso que podríamos llamar alma o energía.

Una foto, ¿es sólo la imagen de un instante o puede encerrar una historia, una vida?

Una foto puede, a través de la aprehensión de un instante, conducirte a un punto en el que tú has vivido una historia, te puede retrotraer al pasado o proyectarte a un futuro. La fotografía se relaciona con el tiempo, pero no tiene tiempo. Es una disolución del tiempo.

Un fotógrafo, ¿es un escritor de luces?

Es un escritor sin palabras porque escribe con silencios.

La imagen como herramienta terapéutica, ¿hasta dónde llega?

Las posibilidades son infinitas. No hay límites. Los límites son los que tú te impongas. La fotografía se puede aplicar como terapia en cualquier momento de tu vida. Si tu vida la sacude una muerte, un conflicto personal, una enfermedad, un accidente, el utilizar la fotografía como terapia te puede ayudar a encontrar el significado de lo que estás viviendo.

El arte, ¿cura cuerpo o sólo emociones?

El cuerpo son emociones. La vida se manifiesta a través de la emoción. Si las emociones se pueden contar a través del arte, el cuerpo se va a curar a través del arte.

¿Lo que no nos mata nos hace crecer?

Está claro que el aprendizaje del ser humano es a través del conflicto y del sufrimiento. Todo aquello que no acaba con nuestra vida nos enseña, sirve para aprender. Son las reglas de la vida. El sufrimiento forma parte de nuestra esencia vital. Eso no quiere decir que tengamos que ser masoquistas y buscarlo, sino simplemente no rechazarlo porque forma parte de nuestra vida.

¿El blanco y negro es la poesía y el color, la prosa?

Hay mucha poesía en el color y mucha prosa en el blanco y negro. Quizás, el blanco y negro permite ver más allá de lo que el ojo no es capaz de discernir. Creo que soñamos en blanco y negro y vivimos en color.

¿Y la fotografía es sueño o es vida?

La fotografía es pura vida, aunque a veces puede nutrir el mundo de los sueños.

¿La imagen de su vida?

Esa imagen está por llegar. Todavía no la he visto.