Imbroda reclamará las competencias de Urbanismo a la ministra de la Vivienda

María Antonia Trujillo visitará Melilla el próximo lunes para firmar el nuevo Plan de Vivienda 2005-2008 y para conocer las necesidades de los ciudadanos

VENTURA GARCÍAMELILLA
Imbroda reclamará las competencias de Urbanismo a la ministra de la Vivienda

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, anunció ayer que volverá a reclamar las competencias de Urbanismo aprovechando la visita a Melilla de la ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo.

Según Imbroda, resulta necesario agilizar la política urbanística y evitar que desde Madrid se tomen decisiones sobre determinados aspectos que los técnicos locales y la exposición pública establecen con mejor criterio. Además, y en opinión del presidente, se trata de una reivindicación que se remonta a 2003 a la que se le ha ido dando forma.

Imbroda recordó que la retirada de estas competencias en Ceuta y Melilla se produjo como consecuencia de la llegada del Grupo Independiente Liberal en el año 2000, por lo que ya no es de recibo que las medidas adoptadas por ambas ciudades autónomas deban ser refrendadas por el Gobierno central.

Zapatero

En cuanto a la próxima visita a Melilla del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Imbroda afirmó ayer que será «el primero» en recibirlo cuando llegue para darle la bienvenida como «presidente de España» y porque como tal debe ser acogido, «independientemente de que esté de acuerdo con las políticas que hace». Además, el máximo responsable del Ejecutivo local mostró su deseo de que Zapatero llegue a Melilla con propuestas bajo el brazo y no sea un «bienvenido mister Marshall» que pase fugazmente.

Sin embargo, Imbroda hizo referencia de nuevo a la polémica suscitada en torno a la posibilidad de que el Gobierno español tenga que «consultar» a Marruecos sobre la visita del presidente Zapatero. En este sentido, el jefe del Ejecutivo de la Ciudad aseguró que el desmentido del Gobierno central se produjo «tarde» y sin la «réplica» que hubiera sido necesaria, ya que el contenido de la información publicada al respecto por la agencia Europa Press era «gravísimo» para los intereses de los melillenses.