La Línea: Un año de posibles cambios en la Balona

El próximo octubre llegará a su fin la primera etapa de Alfredo Gallardo en la junta directiva, que aún no tiene decidido si repetirá o dará paso a otros

LUIS CORBACHOLA LÍNEA
La Línea: Un año de posibles cambios en la Balona

La Real Balompédica Linense comienza este año recién estrenado en el quinto puesto de la tabla, a tan sólo tres puntos del cuarto, el Atlético Sanluqueño. El 2006, pase lo que pase, será un año importante para la Balona, ya que el ascenso es el objetivo marcado y en octubre se cumplirán los cuatro años de la etapa directiva de Alfredo Gallardo.

El propio presidente reconoció a SUR en una reciente entrevista que está dispuesto a marcharse si se presenta una alternativa sólida y viable. Desde ahora ya pueden empezar a fraguarse estos proyectos, aunque Gallardo aún no tiene claro si finalmente abandonará la entidad o seguirá llevando la nave blanquinegra.

El presidente, en la pasada asamblea de socios, condicionó su futuro a la permanencia o no del principal patrocinador. Lotus Festina ha dado alas económicas al club, que sin su ayuda «estaba condenado a la desaparición», según el presidente. Las conversaciones aún no se han producido, aunque próximamente empezarán los contactos entre la directiva y Miguel Rodríguez para confirmar si el equipo sigue contando con este apoyo fundamental.

La publicidad, al igual que para muchos equipos, sigue siendo el principal motor económico. Con respecto a las taquillas, entre la directiva hay cierta expectativa de que aumente la recaudación, ya que el ritmo no es el deseado.

Presupuesto anual

En este contexto se enmarcan los presupuestos de este año, que se dieron a conocer en la asamblea del pasado 19 de diciembre. La cifra que maneja el club está en torno a los 88 millones de pesetas, siguiendo una línea continuista con la de años anteriores. Por otra parte, el club tiene que hacer frente a deudas de etapas anteriores, con entrenadores, algunos jugadores y con varias empresas.

Aunque el déficit del año pasado se situó en 21.000 euros, las cuentas de la entidad se ratificaron en asamblea y no hay problemas económicos que impidan que el club trabaje con normalidad. Los jugadores están cobrando con puntualidad y la herencia de la junta directiva a los que vengan, en el caso de que el equipo de Gallardo no continúe, será que no habrá deudas de esta etapa.

Pasando al capítulo deportivo, el año se presenta ambicioso y aspirativo. Si la Balona se cuela entre los cuatro primeros, una posibilidad más que efectiva teniendo en cuenta la calidad del equipo y que a estas alturas de competición se encuentra a tan sólo un puesto, jugará por tercer año consecutivo la liguilla de ascenso.

Subir a la Segunda B, al tercer intento, es el principal deseo de todos y en esta categoría Gallardo quiere dejar situada a la Balona. Durante los últimos meses el ritmo del equipo no ha sido el esperado y no han faltado las críticas de parte de la afición. El presidente blanquinegro ha confiado siempre en Raúl Procopio y sigue teniendo máxima confianza, como aseguró a este medio, en el técnico gaditano, de quien asegura que llevará al equipo a la tan ansiada Segunda B.

Nivel general del equipo

Con respecto a los jugadores, en líneas generales puede decirse que el equipo está cumpliendo en el campo, pero que aún no ha dado todo lo esperado. Algunas líneas, como la ofensiva, son cuestionadas. De todas formas, hay que tener en cuenta que, aparte de Miguélez, entre Vázquez y Triguero, los dos puntas natos, hay mucha rotación, con lo cual aún ninguno de los dos «ha explotado».

Sergio está haciendo un buen trabajo en la portería y, tras un comienzo de liga con Isaac bajo los palos, se ha ganado la titularidad. En 13 partidos disputados hasta la fecha, el cancerbero gaditano sólo ha encajado 11 goles.

La línea defensiva se reforzó hace unas semanas, como adelantó en exclusiva este medio, con la llegada del veterano Espínola. El centro del campo cuenta con hombres importantes y regulares, como Barrios o Dani Olsson. Con estos elementos se ha confeccionado un proyecto ambicioso, a los que pronto podrá sumarse un nuevo fichaje.

Charly puede ser el nuevo refuerzo, cuando se llegue a un acuerdo definitivo con el Badajoz. El media punta confirmó a los blanquinegros su deseo de venir a La Línea, pero el club pacense, que está dispuesto a dejarlo marchar, antes tiene que fichar a un jugador sub-23. Ahora habrá que ver cómo se desarrollan las negociaciones para confirmar la llegada del joven malagueño.