«Los cuentos son un medio fantástico para aprender a gestionar las emociones»

«Los cuentos son un medio fantástico para aprender a gestionar las emociones»

Eva Clemente es la fundadora de la Editorial Emonautas, dedicada a la publicación de libros infantiles relacionados con la educación emocional

Elena Martin Lopez
ELENA MARTIN LOPEZMadrid

La inteligencia emocional es un concepto que ha irrumpido con fuerza en el campo de la Psicología en las últimas décadas. Aunque hasta hace poco el éxito académico y profesional solía medirse a partir del cociente intelectual, muchas son ya las teorías que consideran que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida están más ligadas a las emociones de lo que se pensaba.

Gran parte de las decisiones que se toman diariamente se ven influenciadas por los sentimientos. La inteligencia emocional trata de potenciar aspectos como el autocontrol, la automotivación, la empatía o la autoestima, para ser capaz de reconocer y controlar las emociones. Como consecuencia, las personas serán más autoconscientes, tendrán relaciones más sanas y tomarán mejores decisiones.

Daniel Goleman fue quien popularizó este concepto que ya se ha colado en las aulas con el nombre de 'educación emocional'. También en los libros, desde los manuales para padres sobre cómo educar a los hijos, hasta los cuentos. De la convicción de la importancia de potenciar las emociones desde la infancia y la pasión por los cuentos, fue como nació la editorial Emonautas, fundada en 2015 por Eva Clemente y Teresa Arias y dedicada a la edición de cuentos sobre educación emocional. 'El abrigo de Jana', que aborda la autoestima; '¡Estoy aquí!', que habla de cómo enfrentarse a los problemas; o 'Si yo tuviera una púa', que destaca la importancia de la asertividad; son algunos de los títulos que ya han publicado.

Pero, ¿por qué este área tan específica como base de toda una empresa de literatura infantil? «Porque queremos compartir lo que hemos aprendido de adultas y nos hubiera gustado saber desde más pequeñas», expresa Eva Clemente, escritora, diseñadora gráfica e ilustradora. «Queremos contribuir a una educación respetuosa, no impositiva y que estimule también la autonomía y pensamiento crítico de los pequeños», añade.

La inteligencia emocional trata de potenciar aspectos como el autocontrol, la automotivación, la empatía o la autoestima

Entonces, ¿qué tiene que tener un cuento para ser publicado por Emonautas? «Nuestro calendario de publicaciones es aún muy limitado y podemos seleccionar muy poquitas obras. Nos fijamos en que traten temas relacionados con la gestión emocional desde un enfoque respetuoso, que tengan calidad literaria y si incluyen humor, mejor. A partir de estas premisas básicas, es más una cuestión del impacto emocional que nos cause la historia al leerla. Buscamos ese efecto «Woow» y los dejamos reposar un poquito para ver si la historia perdura en nuestra memoria».

Portadas de algunos de los cuentos publicados por la editorial Emonautas.

¿Por qué fomentar la educación emocional a través de los cuentos? «Los cuentos son algo maravilloso. Su combinación única de lo visual, lo literario, lo fantástico, lo compartido (ese vínculo de leer un cuento de padres a hijos)... lo convierten en un medio magnífico para que los pequeños aprendan sobre cómo gestionar su relación con el mundo y con ellos mismos».

Además de la historia, muchos de estos cuentos incluyen entre sus últimas páginas una «guía para padres y educadores» que son revisadas por colaboradoras especializadas en psiquiatría, psicopedagogía o educación. «Siendo el tema de la educación tan importante, nos interesaba mucho ofrecer más herramientas teóricas y prácticas tanto a padres como a educadores. Por eso, todos los cuentos incluyen una guía con propuestas prácticas e ideas de juegos para dar ideas, e incentivar a seguir explorando, investigando y aprendiendo. Nunca para imponer «recetas fijas», destaca Clemente.

¿Una nueva moda?

El progresivo auge de esta corriente lleva a preguntarse si se trata de una nueva moda o si realmente la educación emocional es importante. «Actualmente, hay un 'boom' de todo lo relacionado con las emociones, por lo que sí, podría decir que es una moda; pero bajo esa marea de productos comerciales que versan sobre el tema hay una corriente real», dice la escritora. «La educación emocional está buscando su hueco y creo que poco a poco lo irá encontrando. Es un camino nuevo por andar que no está trazado», continua.

Esta nueva tendencia, sin embargo, se contradice con la actual cultura de la imagen tan extendida en las redes sociales. ¿Es la educación emocional más necesaria que nunca? «La educación emocional, se le haya puesto nombre o no, siempre ha sido importante en el desarrollo emocional de las personas. Pero es cierto que los jóvenes de hoy están bajo la influencia de una cantidad increíble de estímulos y referentes en momentos de su vida en que su personalidad aún está en desarrollo. Por eso es muy importante, por ejemplo, conseguir una buena autoestima desde niños».

«Hay un 'boom' de todo lo relacionado con las emociones, pero bajo esa marea de productos comerciales hay una corriente real» EVA CLEMENTE

Entonces, ¿debería ser una asignatura más de colegio? «Creo que más que una asignatura o una enseñanza, la educación emocional trata de ofrecer un acompañamiento continuo desde el respeto y el permiso. La inteligencia emocional está ligada a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Saber analizar los recursos de los que disponemos, reconocer las emociones y saber canalizarlas desde pequeños, nos ayudará de adultos a gestionar mejor nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, y probablemente a ser más exitosos y felices».