¿Y AHORA, QUÉ?

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

El resultado electoral del 2D es la comidilla de cualquier conversación, pero adquiere un grado de mayor consideración cuando se aborda en la antesala o postsala de cualquier evento turístico. Y es que la gestión y promoción de esta industria ha sido la moneda de cambio en las ocasiones en las que el Ejecutivo andaluz ha gobernado en coalición. Ya ocurrió con el Partido Andalucista y más recientemente con Izquierda Unida. El sector está más que a la expectativa, rozando una incertidumbre preocupante, justificada en parte porque atraviesa por un momento de cambio de ciclo, constatado a nivel estadístico, en el que el signo negativo se acomoda junto a los principales indicadores que miden la evolución de esta industria. Y no es que sea alarmante la desaceleración, incluso puede contemplarse como un freno que puede evitar problemas de saturación, pero, sin duda, no es el mejor momento para que se intercambie la cartera de Turismo como el que cambia cromos durante el proceso de negociación de pactos políticos para gobernar la Comunidad. Esto es lo que los profesionales turísticos quieren dejar claro, porque es además el aspecto que más les inquieta.

Al margen de las circunstancias especiales por las que atraviesa esta actividad, que es el motor de la economía local, provincial y regional, hay que añadir que la convocatoria electoral dejó en el aire varias normativas claves para el avance de este sector. Entre ellas, quedaron en tramitación la nueva norma para fijar las categorías hoteleras en base a un sistema de puntos, que es el que se maneja ya a nivel europeo, que sustituya a la actual en la que prácticamente las estrellas se entregan en función de los metros cuadrados de que dispongan las habitaciones, los baños o el 'hall'. Pero además se ha quedado en el tintero la normativa con la que poder fijar la categoría de cinco estrellas gran lujo, que lleva años sin poder implementarse por falta de una ley que la regule, y eso que el reto de los destinos andaluces es apostar por un turista de mayor calidad y capacidad de gasto. Hay mucho en juego como para jugar con el turismo.

 

Fotos

Vídeos