Votos del XXI

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Fumata blanca. Ya tenemos fecha para las elecciones andaluzas, 2 de diciembre, tal como se barruntaba en una legislatura que ya languidecía y que no tenía mucho sentido prorrogar, porque, entre otras cosas, todos los partidos lelvaban ya semanas en plena pre-pre-campaña. Llega la hora de las urnas para nuestra Comunidad y lo hace con la incertidumbre de un resultado que, a priori, se presenta más abierto que nunca, con pocas encuestas 'visibles', y sabiendo que la más 'grande' que se publica, la del CIS, está precocinada y recalentada, por lo que no sirve casi ni como referencia.

Estas elecciones incorporan una importante novedad: será la primera en España en la que votarán los hijos del siglo XXI, por lo menos los nacidos antes de ese 2 de diciembre de 2000, los mismos que se han criado a golpe de twitter y faceebook, expertos en redes sociales, en escribir en los móviles con dos dedos a ritmo de vértigo, a hacer 'vídeo- guachás' y 'face times' y cosas de esas, criados en la televisión digital, con el Canal Plus y con los mandos a distancia. No son para nada los niños de Rinconete y Cortadillo, ni tan siquiera los de 'Dartacan y los mosqueperros', que hace unos días cumplían los 37 años de estreno. Estos nuevos votantes, los del siglo XXI de verdad, a los que el siglo XX les suena como al resto el XIX, llegan con una incierta papeleta en el sobre, y a lo mejor todo esto tiene que ver con los fiascos de las encuestas, porque es otro mundo, porque esta opinión pública, la nueva opinión pública mejor dicho, ya no se rige por los mismos parámetros ni va los por los mismos derroteros que sus padres y mucho menos que sus abuelos. Por eso creo que estas elecciones pueden dar cualquier resultado, incluso los que menos esperen los politólogos, los 'expertos' en conductas electorales.

Todas las elecciones son importantes. No conozco ni una que no lo haya sido, pero éstas lo son especialmente. No vive este país un buen momento, y eso es indiscutible. Andalucía es la segunda Comunidad Autónoma más grande de España y la primera en habitantes, y por tanto la que más peso debería tener (que no es así por esa extraña ley electoral patria) en unos comicios nacionales, por lo que aquí ocurra no es cuestión baladí, ni mucho menos. En Málaga, especialmente, se presenta una batalla abierta, y dura, muy dura. Dos de los 'cabezas de cartel' (Juan Manuel Moreno Bonilla y Teresa Rodríguez) aspiran a la Presidencia de la Junta, algo que nunca antes había ocurrio en nuestra provincia en una cita con las urnas. Soy de los que piensan que en cada convocatoria electoral nos jugamos mucho, pero no sé por qué me da la impresión de que ahora esta importancia es superlativa, y que lo que ocurra aquí se notará, y no poco, en el resto de esta España nuestra tan necesitada de cierta dosis de tranquilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos