¡Vota!

ROSA BELMONTE

Por cada vez que volviste sola a casa y pasaste miedo, vota. Esa frase forma parte de un vehemente discurso de Íñigo Errejón tan efectista como vacío. Oye, que se le pusieron de pie antes de que acabara de gritar. También citaba las veces en las que has ido a ver a un familiar a la residencia y hacía frío en invierno y calor en verano (visto lo visto, no es lo peor que te puede pasar cuando estás ahí indefenso). Por cada vez que has visto a tus padres sacar de donde no había, vota. Se soluciona todo. Se cambia el concepto del Universo. Ahí entraría lo de volver sola a casa y pasar miedo. Ya lo tenía claro Jean de la Bruyère en el siglo XVII. «Hay ciertas cosas en las que resulta insoportable la mediocridad: la poesía, la música, la pintura, el discurso público. ¡Qué suplicio oír declamar pomposamente un frío discurso o pronunciar versos mediocres con todo el énfasis de un mal poeta!». Si tu corazón palpita como una patata frita, vota.