La verdad (y toda la verdad) de los impuestos a viviendas

Pedro Sánchez, al comunicar que los bancos pagarían el impuesto de las hipotecas. ::/BALLESTEROS. EFE
Pedro Sánchez, al comunicar que los bancos pagarían el impuesto de las hipotecas. :: / BALLESTEROS. EFE

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

El show que se ha montado estos días con motivo del llamado impuesto de las hipotecas (actos jurídicos documentados), con las intervenciones estelares del Supremo y del presidente del Gobierno, debe provocar una reflexión profunda para saber qué se esconde más allá de quién es al final el que lo paga. Si fuera sólo este impuesto se estaría hablando de una cosa nimia. Pero el río baja cargado. Muy cargado. Basta con trazar un itinerario tributario sobre la compraventa de viviendas para descubrir que lo del Supremo es una tontería, más allá de que su actuación haya sido bochornosa. Hay que averiguar quién o quiénes lo cobran, qué se cobra y por qué se cobra. Empecemos. Lo normal en la compra de viviendas nuevas es que se haga de una promotora a un ciudadano de a pie. Pues bien. Paso número uno. La promotora compra el terreno a un tercero. Si éste es particular debe pagar la correspondiente plusvalía al ayuntamiento de turno. Ya ha cobrado una administración. Si el terreno lo vende una sociedad que se dedica a esos fines se tiene que pagar además el 21% de IVA. Ya ha cobrado otra administración, el Estado. Obviamente deben declarar vía IRPF o sociedades la venta. Ahora vamos con el siguiente paso. La promotora para construir tiene que pagar el ICO, o sea la licencia de obras. Vuelve a cobrar el ayuntamiento. Eso encarece el producto. Una vez que ha levantado el edificio tiene que pagar por la declaración de obra nueva a través del impuesto de actos jurídicos documentados, que en Andalucía está situado en el 1,5% del valor (huelga decir una vez más por desgracia que es el más alto del país). Y eso encarece el producto. No contentos con eso hay que hacer la división horizontal, o sea, los pisos en los que está dividido el edificio. Eso también paga el 1,5% de actos jurídicos documentados, que cobra la administración regional. Ya han puesto la mano todas. Y eso encarece el producto. La promotora a su vez tiene que pagar los correspondientes IBI de cada una de las viviendas hasta que las vende, pues el ayuntamiento tiene que seguir facturando. El comprador debe pagar en el momento de la operación el 10% de IVA, que se queda el Gobierno central, y a la hora de formalizar la hipoteca hay que volver a pagar el impuesto de actos jurídicos documentados, que a partir de ahora lo deben satisfacer los bancos, que aunque no son angelitos, tampoco son los causantes de todos los males. O al menos de estos males. Pues eso, obviamente, también encarecerá el producto. ¿De verdad que hay que pagar un impuesto por firmar una hipoteca? Es que no basta con la fe pública del notario, al que lógicamente también se le ha pagado IVA, que va a parar al Tesoro Público. Pero no queda ahí la cosa, porque la promotora debe abonar igualmente al municipio la plusvalía correspondiente por la diferencia de valor que hay en el periodo comprendido desde que compró el terreno hasta la venta de los pisos. Amén del impuesto de sociedades que debe satisfacer por el negocio realizado. Y eso, obviamente, encarece el producto. ¿Y quién es el que compra el producto al final? ¿Sobre quién recaerá a la postre todos los impuestos que se han ido pagando hasta la firma de la hipoteca? Pues en el consumidor. Al final se la dan todas juntas. Los auténticos sujetos pasivos. Ya diga Sánchez, el presidente de la comunidad autónoma o el alcalde de turno lo que diga. Visto el itinerario tributario, habría que hacer cuentas para determinar en cuánto se encarece el precio de la vivienda por culpa de los impuestos. Impuestos que van a las arcas de todas las administraciones. Ya está bien de apretar a la gente. Con este famoso impuesto, el de actos jurídicos documentados, sólo hay una salida. Eliminarlo y por la vía rápida. Esta es la verdad, y nada más que la verdad, de los impuestos a las viviendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos