UltraVox

Muchos votantes de Vox no tienen ni idea de lo que han votado

Txema Martín
TXEMA MARTÍN

El domingo, casi 400.000 andaluces votaron a un partido liderado por un tipo que se jacta de llevar una pistola «para defender a sus hijos», que está a favor de levantar muros en las fronteras de Ceuta y Melilla, y que jalea eso de 'los españoles primero'. La irrupción de la extrema derecha es consecuencia de estar en Europa, comparable por ejemplo a la de nuestros vecinos franceses: Marie Le Pen llegó a obtener más de 10 millones de votos, con récord de abstención y de votos nulos. Esto no significa que Vox nos haga más europeos, pero son una versión española de una respuesta ultranacionalista de carácter internacional.

- A las pocas horas del subidón de Vox, Echenique saltó con unas declaraciones en las que apuntaba a que este era «el tercer partido del Ibex35». Otros miembros de Podemos también han aludido a una supuesta lucha de clases, pero eso no explica la prominencia de los votos de ultraderecha, por ejemplo, en el deprimido Campo de Gibraltar. Es como cuando se supo que en los barrios más distinguidos de Madrid había un número significativo de votos a Podemos. La lucha de clases pertenece a la historia. Los que dicen que a la derecha solo le votan los ricos practican un análisis vago, arcaico y superficial. Además, conocen poco nuestra tierra, donde uno de cada tres habitantes es pobre o está en riesgo de exclusión social. Ojalá hubiera 400.000 millonarios en Andalucía. Seguramente nos iría mejor a todos.

-El éxito de Vox es lo que pasa cuando la gente se queda en casa. La abstención forma parte del éxito numérico de la derecha andaluza y, ahora, votar para que todo siga igual no llama a la movilización tanto como lo hace el cambio. El PSOE de Andalucía se ha convertido en un partido conservador, y Susana Díaz representa el ala más tradicionalista del partido. Hay votantes de izquierda que después de 37 años de socialismo han votado a Vox solo por comunicar su hartazgo ante cuestiones agotadoras como la Sanidad, la red clientelar de la Junta o el mismísimo Canal Sur, y por un problema endémico del socialismo andaluz que pasa por la ausencia total de líderes de interés.

-En Andalucía no nos ha crecido un 10% de ultraderechistas de repente. De hecho, parece que no todos los votantes de Vox creen con fervor en lo que han votado. Algunos ni lo saben: en una encuesta a pie de calle en El Ejido, ningún votante confeso de Vox supo decir el nombre de su líder en Andalucía. Tampoco hay que espantarse de que los medios de comunicación hayan otorgado espacio a la ultraderecha en estas elecciones. En realidad, gracias a una mejor información se podrá saber quiénes son y qué proponen. Es mejor que se les vea bien: el tiempo dirá si son un verdadero fenómeno social o si han tocado techo nada más nacer.

 

Fotos

Vídeos