DE LA TORRE TIENE UN PROBLEMA

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, durante la noche electoral./
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, durante la noche electoral.

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

No sé si se habrá enterado o si por el contrario no se quiere dar por enterado, pero lo cierto es que De la Torre tiene un problema. Electoral. Los resultados del pasado domingo en las andaluzas han situado al PP en tercer puesto de la capital. Ascender hasta la primera posición en apenas seis meses es muy complicado. Y además quedar primero con bastante holgura, mucho más. Con la decisión manifestada por los malagueños, Ciudadanos, que se nutre básicamente de lo que hasta ahora se consideraba botín del PP, se ha convertido en la opción preferida en la ciudad entre los habitantes de centroderecha. Y Vox ha llegado para quedarse, le pese a quien le pese y se diga lo que se diga de esta formación, que parece que cuanto más se le critica más apoyo recibe. El resultado del PSOE le ha dado además alas al portavoz y también candidato, que parte en principio como favorito para revalidar esa posición. Y si Dani Pérez es capaz de mantener los 4.500 votos que le ha sacado al alcalde es muy posible que sea el nuevo regidor, porque podría lograr un apoyo con Ciudadanos y con Adelante Andalucía para hacer efectivo también aquí el cambio del primer edil, que lleva nada menos que 18 años. Sin duda, ese soniquete molesto se va a escuchar ahora desde la izquierda. Normal. Donde las dan las toman. El problema para el PP es que parece que el alcalde sigue confiado en sus posibilidades. Se ve que se tiene en bastante estima, lo cual es bueno, siempre y cuando se tenga medida de las posibilidades reales de cada uno. El presidente provincial de los populares, su enemigo íntimo Elías Bendodo, le ha dado con sutileza un toque. Más que nada porque los resultados en la capital han sido especialmente malos para ellos. Más que nada, insisto, porque el PP nunca ha quedado con esa denominación tercero en la ciudad. Nunca en la historia. Es para mirarlo y analizarlo, y no creer que las cosas van a cambiar de una manera tan drástica en las municipales. Es cierto que se vota diferente, y que la figura de Paco de la Torre suma más que otras como cabeza de cartel. Pero si se miran las cuentas, el alcalde tendría prácticamente que doblar los resultados para quedar más o menos igual que ahora, que tiene 13 ediles. Con la extrapolación efectuada el PP lograría siete concejales, los mismos que PSOE y Ciudadanos. Todo va a recaer además sobre sus espaldas, porque lo normal es que no haya ningún elemento que dé lugar a las suspicacias de su relevo a mitad de mandato. Hablando claro, lo normal es que Elías Bendodo se vaya al más que probable gobierno de Juanma Moreno. El presidente del PP andaluz ha comentado públicamente en varias ocasiones que le gustaría contar con el presidente provincial malagueño en alguna consejería. Llegó a decir que sería ideal para Turismo, aunque no sería de extrañar, dado el tándem que forman desde hace muchos años, que le tuviera reservado otro puesto de mayor peso político en el Ejecutivo de coalición que presumiblemente compondrá con Ciudadanos. Esto abriría además, a corto plazo, un relevo en la Diputación, donde hay tres vicepresidentes con posibilidades de acceder a la presidencia. Francis Salado, Ana Carmen Mata y Kika Caracuel. El primero acarrearía un problema añadido, porque es el actual alcalde Rincón de la Victoria tras hacerse con el cargo con una moción de censura. No se entendería bien ese salto a la Diputación. Kika Caracuel también le haría un roto importante al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Marbella, porque lleva un área tan importante como es Urbanismo. La solución que menos trastornos acarrearía sería la de Ana Carmen Mata, aunque esto no dejan de ser meras especulaciones. Y eso es precisamente lo que debería estar haciendo De la Torre, preguntarse qué ha hecho en esta legislatura para atraerse el voto de los malagueños. No debe olvidarse que en la anterior elección perdió nada menos que seis concejales, cuando Ciudadanos no estaba tan fuerte y Vox seguía sonando más a una marca de diccionarios. Pero no todo está en contra del alcalde. El nuevo gobierno andaluz puede ser su salvavidas si le resuelve problemas tan importantes como la llegada del metro soterrado al Civil o el impulso real del nuevo hospital. Ahí puede resultar vital la ayuda de Bendodo. Las cosas....

 

Fotos

Vídeos