Y ella sola se murió

En el juicio por el proceso secesionista en Cataluña solo debe regir el imperio de la ley

PEDRO MORENO BRENES

El Sr. Torra, presidente de la Generalitat, dice que ofrece «mano abierta» para dialogar y negociar una solución al conflicto en Cataluña, aunque plantea una singular visión de la independencia judicial: no acepta ninguna sentencia que no sea la libre absolución y no descarta plantearle al Parlamento catalán la posibilidad de abrir las cárceles a los presos si estos son finalmente condenados. Pero si éramos pocos, parió la abuela, y a esa caterva que ya prepara los martillos para aporrear las puertas de las cárceles se unen en el otro extremo los que claman que quien ose separarse de su verdad revelada (solo cabe condena por rebelión) es un traidor y un vendido a los independentistas. Si en su momento la fiscalía se querelló por rebelión (y por cierto, también por sedición) es de suponer que no había ninguna presión política del entonces gobierno del PP, pero si ahora hubiera cambiado de posición en los escritos de calificación provisional presentados el viernes (que no lo ha hecho), habría que suponer también que no es una cesión indecorosa de Sánchez a los «rompepatrias», algo que consideran que existe en el escrito de la Abogacía del Estado (que por cierto, en un principio se personó solo por malversación) por acusar ahora por sedición y no por rebelión. En este ambiente de fanatismo y tras estudiar el sumario, las pruebas y las alegaciones de las partes, tendrán que decidir los jueces del TS, y confío que lo hagan con el más exquisito respeto al principio de legalidad, en este caso reflejado en la tipificación recogida en el Código Penal (CP).

Hay un problema inicial, ¿se puede juzgar por rebelión a los procesados presos en España por actos de gobierno y no hacerlo con Puigdemont, que era el presidente de ese gobierno en esos momentos? Recordemos que la justicia alemana solo permite la extradición de Puigdemont por malversación. En todo caso, en mi opinión estos acusados han podido cometer delitos de desobediencia, prevaricación y malversación, pero no rebelión ni de sedición, y así lo pienso porque el artículo 472 del CP exige un alzamiento violento y público, pero la violencia debe impregnar de forma estructural el alzamiento y por eso no hay rebelión porque aparezcan puntualmente episodios violentos, sino que el alzamiento desde estar desde el inicio revestido de esa violencia. Hay que recordar que declaran la independencia sin ninguna acción violenta para defenderla y que entregan el poder sin resistencia alguna al primer requerimiento. Respecto al delito de sedición del artículo 544 del CP, el único hecho que podría ser calificado como tumultuario es la concentración ante la Delegación de Economía donde se impide temporalmente la salida de la comisión judicial, y veo difícil demostrar que se pueda responsabilizar de eso a los acusados ya que estos no pueden pagar por los actos de otras personas. Como afirma el Preámbulo de la Constitución, su finalidad es consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular (que según la STC 108/1986, es dogma básico de todo sistema democrático). Espero que en esta situación tan delicada no se cumpla el refrán: Entre todos la mataron y ella sola se murió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos