Sierra de las Nieves: 23.000 hectáreas de oportunidad

Sierra de las Nieves: 23.000 hectáreas de oportunidad

Entrar en la reducida red de parques nacionales conllevará nuevas oportunidades turísticas, agrícolas, ganaderas y la creación de puestos de trabajo directos e indirectos

Esta semana el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado la propuesta inicial para la declaración de la Sierra de las Nieves como parque nacional. Se abre así el último tramo del proceso legal, que habrá de culminar en el Congreso de los Diputados con la promulgación de una ley específica que convierta este enclave en el tercer parque nacional andaluz (Doñana y Sierra Nevada son los otros dos) y el primero de nuestra provincia.

Estas 23.000 hectáreas de catorce municipios de nuestra provincia poseen un patrimonio ambiental, con el pinsapo y la cabra hispánica como emblemas, y una singular conformación geológica de roca caliza con uno de los sistemas de simas y galerías más importantes de la Península Ibérica. Este tesoro natural es la garantía del futuro de estos pueblos, azotados por la despoblación. Una de las fortalezas del proyecto presentado por la Junta ante el Gobierno de España ha sido la implicación de los habitantes y de sus ayuntamientos, pese a los intentos de algunos de sembrar la duda sobre los beneficios de esta declaración durante su tramitación.

La fuente de vida de un espacio natural es una fuente de riqueza. Se abrirán nuevas vías de financiación -el organismo de parques nacionales gestiona anualmente ayudas a las iniciativas que puedan beneficiar a las comunidades integradas en estos espacios-, al tiempo que los productos locales asumen un intangible de marca medioambiental, surgirán nuevos oficios y se recuperarán actividades olvidadas. Entrar en la reducida red de parques nacionales conllevará nuevas oportunidades turísticas, agrícolas, ganaderas y la creación de puestos de trabajo directos (los del propio parque) e indirectos (en las actividades económicas que giren en torno al enclave).

Diversos estudios resaltan los beneficios de la declaración, sobre todo en zonas más deprimidas desde el punto de vista económico. Una investigación concluyó que uno de cada tres visitantes de los parques nacionales, atraídos por la observación de la naturaleza y el senderismo, pernocta en alojamientos cercanos, mientras que un 54,9% acude a comer a restaurantes de la zona. El modelo de gestión de los parques nacionales fomenta la participación social y ha dado buenos resultados en la radicación de la población en el territorio. Las actividades educativas contribuyen a la creación de empresas especializadas en la difusión de este patrimonio.

Que este espacio natural entrase en la red de parques nacionales, siendo ya parque natural y Reserva de la Biosfera, era una aspiración colectiva que no podíamos dejar pasar por más tiempo. Los representantes socialistas en los ayuntamientos de la zona y la Junta de Andalucía, en la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de las Nieves, en el Congreso y el Senado, así como en la Diputación entendimos que una gran porción del éxito futuro de estos pueblos malagueños pasaba por alcanzar esta declaración. Entendemos que ésta es un seguro de vida para la protección de los ecosistemas y la biodiversidad de este espacio y una oportunidad económica.

Nos hemos alegrado al ver que el Partido Popular ha acabado entendiendo la relevancia de este proyecto colectivo. En tres años su posición ha pasado del voto contrario emitido por el presidente del PP y de la Diputación en mayo de 2014 en el pleno provincial, y el más reciente rechazando impulsar un plan de dinamización turística de la zona, a su visita del pasado fin de semana al Refugio del Juanar, en Ojén. Siempre hay quien convierte una oportunidad colectiva en un oportunismo político individual.

La escasa implicación del Partido Popular en este proceso no es nueva. El reconocimiento de la uva pasa de la Axarquía como sistema importante del patrimonio agrícola mundial (SIPAM) no ha motivado ninguna acción especial por parte de la Diputación de Málaga, cuando ahora empieza la tarea de las administraciones públicas. Exigimos al equipo de gobierno de la institución provincial un compromiso firme con las comarcas de la Sierra de las Nieves y de la Axarquía, al mismo nivel que ha existido con la inversión en el Caminito del Rey.

La futura declaración de la Sierra de las Nieves como parque nacional y la inclusión de la uva pasa como SIPAM son una oportunidad para una treintena de municipios de nuestra provincia, pero sobre todo es una exigencia a todas las administraciones para coordinar recursos e iniciativas. Liderar el impulso político para alcanzar los máximos beneficios sociales de estos dos reconocimientos es la obligación de nuestra Diputación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos