SIN REMEDIO, UNA PENA

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

No hay remedio, ni hubo suerte, al menos anoche. La derrota ante el Valencia nos deja prácticamente en Segunda, y ya ni siquiera se puede pensar ni en un milagro. La pésima planificación de este verano, la histriónica forma de vender lo bueno y comprar lo malo nos lleva a Segunda de forma irremisible. Una pena, porque nunca antes ha habido una afición tan entregada al Málaga. Era para ver las caras de esos aficionados tras el enésimo traspié en casa, todo un poema, especialmente la de muchos niños. Incluso alguno lloró cuando el 1-2. No se merecen los propietarios del Málaga ni una lágrima, y lo siento. Ellos son los únicos culpables del tremendo ridículo que se está haciendo en esta campaña.

El Málaga jugó ayer sus mejores minutos en mucho tiempo, pero no fue suficiente. El gol de Ideye nos elevó las ilusiones, pero se quedaron disueltas en diez minutos finales horrorosos. Entre los nervios y el desacierto de José González en los cambios (Keko no dio una a derechas), el tramo final fue un infierno para los locales, que vieron cómo sus tres hipotéticos puntos se quedaban en un cero patatero. Lástima, porque el equipo mereció más, pero en el fútbol hay que tener un poco de todo, y si a la falta de calidad le unimos la ansiedad de la situación y la ausencia de suerte, ustedes comprenderán que era imposible conseguir algo positivo. Así, un mediocre Valencia se fue con un botín inesperado, porque la verdad es que estaba con el agua al cuello. Además, el problema de los árbitros: en el fútbol nadie acude a ayudar al desahuciado, y el que pudo ser más que salvador 2-0 para los locales fue anulado en una decisión más que discutible. Pero aquí ya se sabe, lo del perro y las pulgas... Es una pena, porque Málaga se merece un equipo de fútbol en la Primera División, pero ya quedan muy pocos partidos. Es verdad que en la vida nada es imposible y nada es seguro mientras exista una posibilidad, pero a estas alturas nadie cree en los milagros, y menos con los méritos que se han hecho en Martiricos.

 

Fotos

Vídeos