Propuestas machistas y retrógradas

Las organizaciones que suscribimos este artículo rechazamos rotundamente las propuestas machistas y retrógradas incluidas en el proyecto de Presupuestos de Andalucía aprobado ayer en el Parlamento porque atentan contra los derechos humanos de las mujeres y la normativa vigente

La medida que propone sustituir el concepto de 'Transversalidad de género' por el de 'Principio de igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres como mecanismo integrador de las diferentes opiniones e ideologías en la materia' muestra una ignorancia absoluta en temas de igualdad y supone un atentado a la normativa vigente. Ambos principios jurídicos son complementarios, no intercambiables. La normativa internacional y la española exigen incluir la transversalidad de género en la elaboración, ejecución y seguimiento de las disposiciones normativas, de las políticas en todos los ámbitos de actuación, para garantizar el acceso a todos los recursos en igualdad de condiciones, al objeto de adaptarlas para eliminar los efectos discriminatorios existentes y fomentar la igualdad de género.

Por tanto, no es un mero cambio de nomenclatura. La medida pretende ser «un mecanismo integrador de las diferentes opiniones e ideologías en la materia», pero el Gobierno andaluz no puede hacer desaparecer la transversalidad de género porque ésta no es una ideología sino un principio integrador y una norma de procedimiento en nuestro ordenamiento jurídico.

Otra medida, la número 9, propone que «para el presupuesto del 2020 se incorporarán las dotaciones necesarias para la puesta en marcha de un teléfono de atención debidamente gestionado por personal cualificado para la protección de víctimas de la violencia intrafamiliar, en un sentido amplio». Esta propuesta parece desconocer los recursos existentes. Ya existe un Teléfono de Atención a las Personas Mayores y un Teléfono de Atención al Menor. Dicha medida viene a poner en cuestión en primer lugar la profesionalidad de las personas que actualmente vienen prestando servicios en dichos teléfonos al apuntar que «será gestionado por personal cualificado». En segundo lugar, niegan la violencia de género y la necesidad de recursos específicos para su eliminación, pretendiendo igualarla al resto de violencias en el entorno familiar. Reiteramos nuestra condena hacia todas las formas de violencia intrafamiliar. Acabar con las violencias requiere atender a las causas que las motivan. Desde que existen registros oficiales 1.007 mujeres han sido asesinadas por la violencia machista. En el ámbito de la violencia intrafamiliar, el 72.6% de las denuncias son realizadas hacia hombres. Difícilmente acabaremos con la violencia de género confundiéndola con otras, ya que sus causas, expresiones y dimensiones no son las mismas. La violencia de género tiene su origen en la discriminación histórica y estructural que sufrimos las mujeres; se alimenta de una relación de dominación en virtud de la cual los hombres, por el mero hecho de serlo, tienen derecho a someter a las mujeres a sus deseos y voluntad... aspectos que requieren de actuaciones específicas que tengan en cuenta esta realidad.

La medida número 10, bajo el cándido epígrafe 'Atención a las mujeres embarazadas con dificultades' propone concertar con asociaciones la atención e información de alternativas disponibles a mujeres embarazadas que quieren abortar, afirmando «respetar su decisión final». Diferentes estudios revelan las crecientes dificultades de las mujeres para tener y cuidar de su descendencia, resulta indignante que propongan como solución «asesorar» a las mujeres que quieren abortar (ya reciben de forma obligatoria un sobre con información de todos los recursos disponibles de atención a la maternidad, según la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo), como si fuésemos incapaces de decidir por nosotras mismas y necesitásemos que entidades privadas, pretendan 'salvarnos' de nuestras propias decisiones. Tras esta iniciativa se esconde la puesta en marcha de asesoramientos privados ya existentes en otras Comunidades. Por otra parte, ¿sólo «ayudan» a las mujeres que deciden abortar? y ¿las que siguen adelante con su embarazo y no cuentan con medios o las que no se quedan embarazadas por falta de recursos?

La medida número 4 pretende la persecución de la inmigración irregular, sin tener en cuenta los derechos humanos de estas personas y los motivos de su inmigración (trata, persecución por motivos de género, identidad u orientación sexual o guerras).

La puesta en marcha del programa '1492: un nuevo mundo' pretende poner en valor la «empresa innovadora y colonizadora» sin referencia a los procesos de colonialidad, expropiación, abusos, aculturación y violación sistemática de los derechos humanos que supuso. Mientras, sigue pendiente la urgente labor de verdad, justicia y reparación con las víctimas del franquismo.

*Suscriben también este artículo las siguientes organizaciones:

Asociación Amatista Coín desde la igualdad , Asociación Amigas de Louise Michel , Asociación de Mujeres Feministas María Cambrils, Asociación de Mujeres Feministas Puntos Subversivos, Asociación de Mujeres Feministas Tomando Partido (FTP), Asociación de Mujeres Nerea, Asociación para la Defensa Imagen Pública de la Mujer (ADIPM), Café Feminista Málaga, Centro de Estudios e Investigación sobre Mujeres (CEIM), Federación Feminista Gloria Arenas, Federación por la Igualdad de Género EQUILIBRA, Forum de Política Feminista, Málaga INCIDE, La Medusa Colectiva, La Nave Málaga, Marea Blanca feminista, Movimiento Democrático de Mujeres, Sindicato USTEA-Málaga, Izquierda Unida Málaga, Podemos Málaga y PSOE-A Málaga.