Sin prisas, con lógica...

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Nunca, para nada, han sido las prisas buenas consejeras. La Agrupación de Cofradías ha pospuesto para la próxima semana la votación que determinará si en la Semana Santa de 2019 hay un nuevo recorrido oficial, el propuesto por la comisión encargada del tema, o no, y lo hace para dar cierto margen de tiempo para que las cofradías analicen la alternativa que presenta la Cofradía de la Expiración. Repito que la propuesta de la Agrupación es el resultado de un muy buen trabajo, pero que va a ser manipulado por algunas cofradías que se van a aprovechar para distanciarse primero del pueblo en su recorrido al recortar calles históricamente cofrades, y para intentar pasar por encima de tradiciones y señas claves en el sentir cofrade de Málaga. La Agrupación, creo, ha sido sorprendida en su buena fe, y de un gran trabajo puede salir un verdadero problema, hasta el punto de que se ha levantado una gran polvareda en las redes sociales (que son buenas o malas según corra el viento, eso hay que tenerlo en cuenta también) con una abrumadora mayoría (imposible de cuantificar, aunque también hay que matizar que suenan más diez gritando que mil callando) en contra de lo que podríamos denominar 'recortes' de calles y de usos y costumbres (que no respecto al nuevo RO en sí).

No podemos evitar decir que tras la seriedad de lo que aún es un proyecto se han 'escondido' quienes desean ver los tronos cada vez más pequeños, más aislados del público, sin que ningún niño pueda pedir cera a un nazareno, sin que nadie cruce ni siquiera por una emergencia, o sin esos rincones mágicos que gustan tanto al pueblo, tanto como chirrían a los sectores más ultraconservadores cofrades, los que quieren salir a la calle para escenificar no la alegría de vivir, sino la tristeza por haber nacido pecadores... Curioso que parecía que tal sector, denominado de múltiples formas en los ambientes cofrades malacitanos, haya resurgido al amparo del nuevo recorrido, lo que, hay que reconocerlo también, ha hecho que sectores cofrades contrarios hayan rechinado sus dientes y mostrado públicamente su enfrentamiento. Pero hay cosas que la Agrupación debe mirar: no se pueden hacer las cosas con prisas. No se puede ir corriendo con este tema tan importante por aquello de que si no sería imposible de aplicar en 2019. Pues no se aplica y en paz, y se estudian añadidos a un muy buen (repito por enésima vez) trabajo, pero que bajo su estela no se puede esconder la pérdida de calles como Carretería, señas de identidad como la Tribuna de los Pobres o momentos mágicos que serán sólo un recuerdo si se hacen las cosas como algunas cofradías quieren.

Vistas así las cosas, un paso lógico sería que la Agrupación aplazara la decisión del nuevo recorrido oficial lo que haga falta, sin pensar en esta próxima o la otra Semana Santa, sino en el acierto mayoritario y convencido, sin que la Málaga cofrade más popular se vea afectada seriamente en su forma de entender, vivir y disfrutar de la Semana Santa. Sí, señores, porque la Semana Santa se disfruta, porque existe por la Resurrección, porque en esa creencia el bien siempre puede con el mal, y porque no tenemos que autoflagelarnos por haber nacido. Para nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos