Primavera ministerial

José Antonio Trujillo
JOSÉ ANTONIO TRUJILLOMálaga

Pedro Sánchez vino a escribir nuestra primavera. Su recién estrenado Consejo de Ministros es su único poema acabado por ahora, con guiños a las estrellas, y un público que aplaude sin disimulo. Su gabinete adorna una rara estación y responde al guión de una serie de televisión de política. El primer capítulo de su primera temporada ha conseguido sus fines. Con su actual gabinete ministerial, responde en primer lugar a su propio partido, silenciando a todos los barones, y que se enteraron por los medios de comunicación del resultado de sus gestiones, lanzándoles el mensaje que de aquí en adelante el PSOE es él. Después ha ido frustrando las expectativas de cada uno de las formaciones políticas que en su afán de derribar a Rajoy, no pensaron en los kilos de resentimiento que tenía el líder socialista acumulados hacia ellas cuando con más diputados y un proyecto político definido no obtuvo el respaldo de las mismas. Entendió en aquel momento que a la traición en política sólo se le puede pagar con otra traición mayor. Pablo Iglesias queda maniatado en su nueva realidad, observando que no es necesaria su contribución para conformar una alternativa de izquierda en España. Contó con el viento de cola de unos medios de comunicación deseosos de tumbar a un Rajoy débil, con barba descuidada y pelo teñido de un marrón inclasificable. En el PSOE, los dirigentes de Podemos, no encontrarán a una Soraya que les dé todos los minutos del partido para jugar en todos los platós y tertulias posibles. En la otra orilla, a Ciudadanos le ha presentado el gobierno que le hubiese gustado tener y los mantiene noqueados, y al PP le ha prometido una prórroga para que siga jugando al bipartidismo.

Las siguientes tramas se sucederán en los capítulos que nos quedan por ver: la palabra diálogo como la sal de todos los platos; concesiones claves a los nacionalistas; adhesión a su causa de la gran mayoría de los médicos de comunicación, que criticarán a la oposición y no al gobierno; calendario interminable de comparecencias retransmitidas de responsables populares en los juzgados; brindis al sol a todos los colectivos que reivindiquen algo, y encuestas semanales al uso apoyando su gestión.

¿Dónde está el talón de Aquiles de este nuevo gigante? Dejen a este gabinete sólo gobernar por un tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos