Premios SUR

José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Está feo hablar de uno, aunque en este caso hablar de SUR es hablar de todos, de Málaga entera, de la vida de una ciudad preñada de historias de éxito, forjadas desde el sacrificio, alimentadas con esfuerzo, curtidas en la superación. Cada día, a través de decenas de páginas con noticias de toda índole, sale a la calle un nuevo periódico que recoge las vicisitudes de un montón de ciudadanos. Entre estos la Redaccción de SUR selecciona anualmente a cinco a los que premiar en una gala única para elogiar su trayectoria. La relevancia de sus currículum es tal que precisa de dos horas para ensalzar tanto bien hecho, tantos objetivos cumplidos, tantos logros conseguidos. Sin duda, espejos en los que mirarse constantemente. En esta XIX edición de los Premios SUR se reconoció a Vanesa Martín, la que más 'selfies' se hizo con diferencia; a Alberto Díaz, el que más gente reunió a su alrededor, además gente de altura; a César Ramírez, al que la medicina pública le debe una; a Sergio Cuberos, fundador de Maskom, el supermercado de toda la vida; y a Miguel Rodríguez, presidente de Muelle Uno, que esbozó palabras para el recuerdo.

Lo significativo del acto no fue reunir a más de mil personas en una noche inolvidable en el Palacio de Ferias y Congresos, sino las historias que se cuentan tras la gala que te llevan a la necesidad de darle cuerda al reloj para que el tiempo transcurra más rápido y así poder organizar el evento del próximo año con otros nuevos premiados, tal es el número ingente de empresas, colectivos y personas que merecen ser reconocidas por la sociedad. De ahí la dificultad de la Redacción para elegir a los cinco premiados, de ahí que nos sintamos tan orgullosos de esta Málaga que atraviesa uno de los momentos más trascendentales de su historia, que ya es decir.

Además hay muchas varas de medir el éxito, aunque hay algo que revela la notoriedad del hecho en sí, que es el reconocimiento unánime alrededor, sin discusión. A la hora de trabajar en un proyecto de vida que consigue mejorar la existencia de los demás se dan circunstancias especiales que lo hacen ser único, porque esta ciudad hace tiempo que decidió forjar una historia conjunta de éxito y darla a conocer al mundo entero. De esa necesidad nace la virtud de ser como somos. Por eso desde aquí mi agradecimiento sincero a aquellos que en su parcela hacen algo de lo que hablan los demás. Eso es, para mí, el éxito con mayúsculas.

 

Fotos

Vídeos