Y el padre

ROSA BELMONTE

La primera vez que vi a Greta la climática pensé en sus padres. ¿Qué clase de padres permiten eso? Luego me enteré de que la madre, cantante de ópera, había dejado de viajar en avión porque su hija se lo había pedido. Me acordé de aquella canción de 'La cometa blanca': «Ay, qué desesperación con la contaminación». El otro día vimos a Greta con el Papa y su papa. El padre es una mezcla entre el Bigotes en la boda de El Escorial y Martínez Pujalte. Da más miedo que ella. Hay en la revista francesa 'Causeur' un artículo demoledor sobre la joven y sus seguidores. Marc Reisinger habló con participantes en la manifestación de Bruselas. No sabían nada, ni lo básico por lo que se manifestaban. Ella no le contestó, rodeada de inquietantes adultos. «Extraña líder climática que no acepta que se le haga una pregunta sobre el clima». Programada para discursos apocalípticos, lo que vio Reisinger fue «una multitud de ciegos que sigue a otra ciega».