Oficial, no total...

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Cuando hace una semana desde esta misma Rotonda nos hacíamos eco favorable y contundente sobre el nuevo recorrido oficial de la Semana Santa de Málaga, no podíamos, ni imaginar, la deriva que iba a tomar el asunto a nivel individual por parte de no pocas cofradías, que aprovechando lo que sin duda es una gran transformación han optado por la comodidad, evitando en su recorrido lugares emblemáticos (aunque para algunos conflictivos, a qué negarlo) como Carretería o 'Tribuna de los Pobres', por ejemplo. Este grave error no debe ser consentido por la Agrupación, que debe velar ante todo no sólo por la comodidad de las sillas, de cumplir las normas de seguridad y del orden en el recorrido oficial, sino para que se mantenga la comunión pueblo-cofradías, la misma que ha hecho que esa singular y hermosa historia supere medio milenio de vida y las propias señas de identidad de la Semana Santa malagueña.

El nuevo recorrido oficial, mucho más largo, debe ser eso, sólo una parte de la salida de las cofradías al encuentro con la calle, pero nunca puede ser el 'recorrido total'. Con los cambios que presumiblemente van a adoptar algunas hermandades, su recorrido prácticamente se circunscribirá al itinerario oficial, y poco más. No debe ni puede ser así. Hay que mantener el contacto con el pueblo, con el que no quiere o no puede estar sentado en una silla, en una tribuna o en un balcón. Hay que mantener la esencia cofrade malagueña: buen número de horas de procesión, y muchas calles para arriba y para abajo. No se puede caer en el error de salir muy temprano, encerrarse muy temprano y estar el menor número de horas en la calle, evitar zonas históricas y romper la esencia malagueña de una cofradía en la calle. La Agrupación, encabezada por su presidente, que ha dado muestras de su buen hacer, tiene que liderar esta negativa: no podemos hacer cofradías de 'privilegiados', porque no es eso lo que tiene sentido ni hará que perduren en los nuevos tiempos que se avecinan. Las cofradías tienen que salir a la calle en busca de los ciudadanos, para devolverles la visita una vez al año. Aquí ocurre que quizás nos hemos acostumbrado a hacer procesiones casi todos los fines de semana, algo que también debe ser atajado con contundencia: la habitualidad es tan peligrosa como la escasez, o quizás más, porque puede producir hartazgo, y eso no es bueno para nadie. No podemos hacer que Málaga celebre un 'año santo' en vez de una 'semana santa'.

La Semana Santa es propiedad del pueblo. Las cofradías también. No de un hermano mayor, ni de una junta de gobierno, ni siquiera de la Agrupación, ni del Obispado... y eso parecen haberlo olvidado unos cuantos.

Aquí nos hemos decantado por el nuevo recorrido oficial. Y lo hemos hecho con contundencia, lo que nunca se podía sospechar es que bajo ese cambio se iba a producir esta especie de 'síndrome del cofrade cómodo': día y tempranito, no a la noche, pocas calles, las menos horas y kilómetros posibles, y lo menos 'malagueño' posible. Por cierto, si quieren, que recorten los traslados, que algunos duran demasiado, y además se han convertido en una especie de solemne aburrimiento autoflagelador... El nuevo recorrido oficial debe ser eso, y nunca 'el recorrido total'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos