El mejor alcalde

Necesitamos representantes con pasado y futuro, y con un presente de servicio a la sociedad

PEDRO MORENO BRENES

En los procesos de elaboración de las candidaturas a las elecciones es frecuente la deliberada voluntad de los aparatos de los partidos de imponerse ellos mismos o a personas sumisas, conscientes que sus méritos personales y políticos no resisten una valoración objetiva. A las ideas, son las personas con nombre y apellidos las que les ponen rostro, sentimientos y acción concreta ante la realidad concreta. Los proyectos políticos siempre deben estar por encima de intereses personales o de grupo, pero no son nada sin las mujeres y hombres que los encarnan y dan la cara ante la sociedad en la defensa de los mismos. Por eso los que apoyan un determinado modelo de sociedad necesitan propuestas articuladas y personas con credibilidad a las que podamos votar con tranquilidad y si es posible con entusiasmo. Necesitamos representantes políticos con pasado y futuro, y con un presente donde asuman el puesto institucional como un compromiso de servicio a la sociedad y con fecha de caducidad para no convertirlo en su modus vivendi. La solución no pasa por los liderazgos mediáticos, sobrados de consignas y faltos de trayectoria laboral, política y ciudadana, ya que se sigue cayendo en los mismos hábitos, a corto o a largo plazo, que se pretendían superar. El marketing no me parece mal para mejorar la recepción del mensaje político, pero no para maquillarlo haciendo que pasen por audaces e innovadores los que están huecos de contenido.

Se avecinan elecciones autonómicas y municipales y la correspondiente cita de los ciudadanos con las urnas. Por primera vez en 40 años las afronto sin la militancia en el PCE y en IU, organizaciones a las que, a pesar de todo, siempre llevaré en mi corazón. Sigo creyendo que este mundo es profundamente injusto y que vale la pena trabajar para cambiarlo y dejarlo mejor que como lo recibimos. Quiero poder votar a personas honestas y capacitadas para la defensa de mis ideas; en lo más cercano, en Málaga, mi ciudad, lo tengo clarísimo: el mejor alcalde que pueda tener hoy por hoy se llama Eduardo Zorrilla. Sin demérito de los demás candidatos, el trabajo realizado por Eduardo es reconocido por un alto porcentaje de la ciudadanía (las encuestas sobre la valoración y conocimiento lo acreditan), ya que, junto a Reme Ramos, han dado lo mejor de esa IU con la que tuve el honor de concurrir como candidato a la Alcaldía en dos ocasiones. Conozco a Eduardo desde hace más de 30 años, me sufrió como su profesor en la Facultad de Derecho y a pesar de eso se convirtió en un gran abogado, noble profesión en la que siempre ha dejado muestras de su calidad humana y preparación, cualidades que comparte con Reme y que espero que se tengan en cuenta a la hora de decidir la mejor candidatura para el cambio que Málaga necesita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos