Madrid que estás en los cielos

José Antonio Trujillo
JOSÉ ANTONIO TRUJILLOMálaga

Madrid nuestro que estás en los cielos. Capital de las dos Españas, en la que siempre se le disputa el voto al señor Cayo. Venga a nosotros tu reino, y hágase tu voluntad en el ayuntamiento como en la comunidad. Danos hoy el poder de cada día, porque quien gana en Madrid, gobierna en España. Con el inicio de la nueva campaña electoral, nos encontramos con la muerte del histórico dirigente socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando los carteles electorales todavía no se habían secado. Recordamos aquí a Tierno Galván que tuvo en su sepelio todo el cine de Pilar Miró, con la carroza que le trajo del museo de Pompas Fúnebres de Barcelona tirada por seis caballos con crespones negros para conducir su féretro, y toda la literatura de Umbral. Salvando las distancias, Mariano Rajoy ha escrito unas palabras sentidas sobre su adversario durante muchos años y que bien merecen ser leídas. En su obituario, comienza con una frase definitiva: «A nosotros lo que nos falta es un Rubalcaba». Defiende que esa sentencia la escuchó en demasiadas ocasiones a militantes del PP en momentos de dificultad.

Tezanos ha teñido de rojo el futuro de la capital así como de la comunidad madrileña. Apunta que la ola de apoyo a Pedro Sánchez en las últimas elecciones alcanzará al resto de sus candidatos a europeas, autonómicas y municipales, y les hará vencer en los diferentes comicios. Ábalos e Iván Redondo intensifican su estrategia de mantener el debate sólo en clave nacional y no autonómica ni local, en esta ocasión sin apelar a la movilización masiva de sus bases, poniendo el foco en el shock en el que está el centro-derecha y su división, y proponiendo debates previamente ganados como el de la presidencia del Senado para despistar a sus adversarios. A Gabilondo es difícil sacarlo de su siesta eterna de filosofía y maitines, por lo que lo veremos poco y a Pepu Hernández todavía lo tienen que conocer en muchas de las sedes socialistas de los distritos de la capital. Pero indudablemente se sienten ganadores, porque Tezanos lo ha anticipado, y el dúo dinámico Ábalos-Redondo lo ha colocado en desayuno, comida, merienda y cena en todas las televisiones. El centro-derecha sabe que si pierde estas dos plazas, les esperan años de oposición y olvido. Cuentan con que están infravalorando a sus candidatos la izquierda política y mediática, y ese es un buen inicio. Sus líderes nacionales no debieran aparecer en su campaña si quieren que el debate no sea en la clave impuesta por el PSOE. Es el momento de apelar al voto útil sin complejos, y dispersar el voto de la izquierda, tarea nada difícil. Deben olvidarse de los liderazgos tutelados por los periodistas influyentes, ya que se equivocaron en las generales. Si en esa línea trabajan, vencerán y podrán decir que al PSOE actual bien le vendría un Rubalcaba. Descanse en paz.