Limpieza de sangre

ROSA BELMONTE

Un escritor sin maldad no puede ser bondadoso, escribió José Miguel Ullán. Un escritor malvado puede ser el autor de los mejores libros. Con la muerte de V. S. Naipul se ha recordado lo cabroncete que era. Especialmente con las mujeres. Pero no que lo fuera sólo con ellas sino que eso se ha recordado más. Faltaría más. Con la suya, con la amante sadomasoquista, con las escritoras... Pero, bueno, Twain tampoco soportaba a Jane Austen. Cuando murió Colleen McCullough, la autora de 'El pájaro espino' y 'El primer hombre de Roma', un obituario la describía como falta de atributos y con sobrepeso. El pájaro espino llamaba Lola Flores a Javier Sádaba cuando Raúl del Pozo se lo llevó a un programa del que era guionista para que lo entrevistara (antes le había dicho que estaba «de filósofos hasta el coño»). Me encanta conocer las mezquindades de los escritores, pero esta limpieza de sangre del trato a las mujeres me tiene como a Lola Flores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos