Ivan Houdini Redondo

José Antonio Trujillo
JOSÉ ANTONIO TRUJILLOMálaga

La nueva política española es un curso de escapismo con plagio incluido. No tiene otro afán que el de liberarse de las camisas de fuerza y grilletes que sus propias contradicciones les tiene reservadas. El lunes se lanza una propuesta, el martes se matiza, el miércoles se enriquece, el jueves se comparte y el viernes se abandona. Así es el devenir del nuevo Gobierno. Nada en círculos concéntricos con la única intención de mantenerse a flote , sin saber bien a dónde se dirige. Lo de menos es tener un destino, lo importante es zafarse de la camisa de fuerza y mantenerse vivo. Dos miembros del Ejecutivo se han visto obligados a dimitir, la titular de Justicia se encuentra en el centro de la polémica por sus amistades peligrosas con lo que en la época de Rajoy se conocía como las cloacas, y el resto de los componentes han defraudado las expectativas puestos en ellos. Por poner un ejemplo, ¿conocen alguna opinión del titular de Ciencia, Innovación y Universidades, tras el ataque furibundo que ha existido estas semanas a la reputación de la universidad española tras el caso de la tesis de su jefe? Yo, tampoco.

Ante el panorama desolador ministerial y el silencio ensordecedor del PSOE, con sus líderes autonómicos enmudecidos, el ala oeste de la Moncloa es la que escribe el relato político diario del gobierno socialista. La figura clave es su director de Gabinete, el 'spin doctor' Iván Redondo. Esta semana conocíamos que su curriculum también había sido 'actualizado', ya que cuando sólo dirigía su consultora Redondo y Asociados, en su web aparecía que era licenciado en Humanidades y Comunicación por la Universidad de Deusto, estaba especializado en Información Económica por la Universidad Complutense de Madrid y en Dirección de campañas electorales por la Universidad George Washington. Cuando el pasado 7 de junio Moncloa anunció su nombramiento, su formación académica se encogió de forma repentina: Redondo ya no estaba especializado en dirección de nada que tuviera que ver con EEUU. La propia universidad americana ha confirmado que nunca lo ha tenido como alumno de nada y la web de su empresa ya no funciona desde que se conoció la noticia.

Amante de las series televisivas de política, seguro que él soñó alguna vez con ser una mezcla de Doug Stamper, jefe de Gabinete de Frank Underwood en 'House of Cards', con Kasper Juul, el hombre fuerte de la primera dama danesa en Borgen. Para desgracia suya, será recordado como el maestro del escapismo en política, que a semejanza del gran ilusionista astrohungaro Houdini, se deshace de una camisa de fuerza cada semana. Señoras y señores, les presento al gran Iván Houdini Redondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos