¡Horror, en la feria se divierten...!

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

En esa jungla llamada Twitter ha aparecido un curioso fenómeno de cierto grupo al que podíamos bautizar como 'pseudo salvadores de Málaga' a los que no les gusta nada, a los que le molesta todo, y que, si pudieran, borraban al resto de los que no peiensan como ellos. Son una especie de club de purificadores que además, sin ser conscientes del ridículo que hacen, se jalean entre ellos, se animan, se aplauden y se piropean... Bueno, pues a estos glorificadores de la 'vida perfecta' (que por cierto ni es la de ellos ni la de nadie) no les gusta la Navidad y muchos menos las luces del Centro de Málaga, que atraen a miles de personas de otros lares para verlas; no les gusta, para nada, la Semana Santa, ni los tronos en las calles, ni los nazarenos, ni los traslados, ni nada de nada; tampoco les gustan las terrazas o que vengan muchos turistas, o que haya patinetes o que se inauguren nuevos restaurantes o bares, y, por supuesto, ni mucho menos, les gusta la feria de agosto. ¡Por Dios qué horror: han descubierto que en la feria se bebe!, ¡que venga Dios y lo vea!, cuando antes, como todo el mundo sabe, en las casetas de la feria malacitana se recitaba a Bécquer y a los Machado, y en vez de bailar se hacían representaciones de teatro, muchas de ellas obras experimentales... ¡Satanás, detente! Que en una feria como la de Málaga la gente bebe, unos (o muchos) se emborrachan, otros comen en la calle, otros sudan en agosto, y encima están en mitad de la calle. Por Tutatis, que venga el ángel purificador de la verdad y el buen hacer y los extermine. La feria es un elemento de alegría, de diversión, de felicidad, de convivencia, de cambio de hábitos, de trueque de horarios... La feria es lo que ha sido siempre, y tenemos, en Málaga, un pedazo de fiesta, les guste o no, con gente de todos lados, felices y contentas. Y la vida sigue, incluida una Alameda transformada que ha quedado maravillosa, pero que tampoco les ha gustado, claro está. ¡Ojú, madre mía, las cabezas...!