LOS HOMBRES DE PACO VERSUS PSOE

De la Torre y Dani Pérez, esta semana. :: salvador salas/
De la Torre y Dani Pérez, esta semana. :: salvador salas
Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

Es muy probable que Francisco de la Torre, en adelante y hasta el final de campaña Paco, no contemplara que su última batalla electoral iba a ser la más dura, en la que iba a tener posibilidades reales de perder los comicios y incluso la Alcaldía porque no le salgan los números pactando con otras formaciones. El PSOE está lanzado y su candidato ya tiene puesto el traje de primer edil porque las sensaciones que tiene son muy buenas. Y tiene razones para ello porque en las dos últimas elecciones los socialistas han ganado en la capital. En las generales no sólo han vencido, sino que han vapuleado al PP sacándole nada menos que 40.000 votos. Esta cifra parece demasiado alta para que el tirón del alcalde pueda enjugarla. En el PP confían ciegamente en la figura del alcalde, y por las redes sociales destacados militantes conservadores como el expresidente del partido Joaquín Ramírez ya ha lanzado el que sin duda será el lema extraoficial de la campaña, 'Yo soy de Paco'. Es cierto que hay mucha gente en Málaga que es delatorrista acérrima. Ahí está el ejemplo del hasta ahora militante socialista que va en su lista electoral, el dirigente vecinal Juan Manuel Molina, que inspirado en el belenestebanismo dice que por el alcalde, mata.Quizá ese apasionamiento con la figura del alcalde no responda del todo a la realidad, pues no hay que olvidar que en las pasadas municipales que se celebraron con un lema parecido, el 'Paco de la Torre sí', se quedó al borde del precipicio, pues perdió nada menos que seis concejales, pasando de 19 a 13. El PP por entonces también estaba mal en plena tormenta por la corrupción. Pero no estaba tan mal como ahora, que acaba de cosechar el peor resultado de su historia. Sería injusto no reconocer que Paco de la Torre ha sido el mejor alcalde de la historia de Málaga, pues la capital ha experimentado una transformación espectacular que es reconocida sobre todo allende de nuestras fronteras.De ahí que su lema oficial de campaña sea 'Sigamos cambiando Málaga'. El problema es que lo cambien a él. Porque el primer edil es consciente de que es muy difícil cambiar las inercias en políticas. Es muy difícil que cualquier ciudadano que haya depositado hace apenas un mes la papeleta del PSOE en la urna la cambie por su suya. Habrá casos, no hay duda, pero 40.000 casos son muchos casos. Demasiados incluso para él. Los socialistas están ahora en la cresta de la ola. Atrás quedaron los tiempos en los que la inercia era la contraria y sufrían paliza tras paliza electoral con independencia del nombre de las entonces candidatas. Actualmente la sociedad está especialmente ideologizada entre los bloques de la izquierda y el de la derecha. Y este aspecto puede ser paradójicamente lo que pueda salvar a De la Torre. Que Ciudadanos y Vox sigan el ejemplo andaluz y decidan apoyar al popular. Bueno, mejor dicho, al que va encabezando la lista del Partido Popular, porque De la Torre va a hacer todo lo posible para que no se le relacione con esas siglas. Ya empezó con esa táctica declarándose en una entrevista a este periódico como un hombre de centro con una especial sensibilidad hacia el centroizquierda. No lo olviden. Todo parece indicar que el alcalde será Dani Pérez o Francisco de la Torre, pero no hay que desdeñar la tercera vía, la que representa Juan Cassá. Los dos aspirantes a izquierda y derecha dan por sentado que contarán con el apoyo del cabeza de lista de Ciudadanos. Sin embargo, hay una posibilidad nada disparatada que rompa esta premisa. Y es que el partido naranja quede en segundo lugar.Eso es lo peor que le puede suceder a Dani Pérez, pues difícilmente el segundo va a pactar con el primero, porque es la alternativa natural. Y no es nada disparatado porque en las dos últimas elecciones Cs ha quedado segundo en Málaga capital. En las generales le ha sacado una ventaja de unos diez mil votos a los populares. Diez mil votos también son muchos votos de ventaja. Si Cassá mantiene la segunda posición es muy probable que tenga serias aspiraciones a lograr la vara de mando, aunque para ello tendría que contar con el aval de Paco de la Torre. Estaría bien saber antes de las elecciones si el popular facilitaría su acceso a la Alcaldía. Y también si Cs aceptaría los votos de Porras y Pomares. Las vueltas que da la vida. Se da por sentado que Vox permitirá un gobierno alternativo a la izquierda. Y que Unidas Podemos lo hará en favor del PSOE. Los socialistas parten con todo a su favor, pero hasta que no se libre la batalla electoral no habrá nada decidido. Falta por ver, en definitiva, cuántos hombres de Paco hay.