DE HITO EN HITO

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

La semana arrancó con la amenaza de convocar la que hubiera sido la primera huelga en hostelería de los últimos veinte años. Justo horas antes del plazo del ultimátum, sindicatos y empresarios firmaron un acuerdo, que además es toda una referencia para esta industria en España. Alcanzaron un convenio histórico que blinda a las camareras de piso externalizadas y que hace que el conflicto de las 'Kellys' en la Costa del Sol haya pasado a la historia. Ya con el panorama despejado, el sector pone el foco en una temporada alta que, pese a caminar hacia otro récord, marcará el fin de una etapa de crecimientos de dos dígitos, muy influenciados por la situación de inestabilidad de los competidores del Mediterráneo. Este verano, la vuelta de Túnez, Egipto, Grecia o Turquía añaden una competencia que es siempre positiva y que impondrá un crecimiento sostenido de forma natural. Los efectos ya se prevén en un descenso de británicos que se mueven por el factor precios y que esta temporada tienen otras zonas que les ofrecen mejores tarifas que las de la Costa, y en la vuelta de los turistas españoles, que aliviada la presión internacional de los últimos veranos han encontrado con facilidad acomodo en el destino malagueño. La recuperación del mercado nacional siempre es una buena noticia porque el sector confía en esa alegría de gasto que tienen cuando están en modo vacaciones. Y del hito del convenio colectivo de hostelería, se cierra la semana con el hito de tener a la Costa, por primera vez, conectada con vuelos directos con tres grandes nudos de comunicación del Golfo Pérsico, lo que supone un desembarco sin precedentes de 'petrodólares' aficionados al consumo de lo más exclusivo. La Costa estrena con optimismo otro verano.

 

Fotos

Vídeos