MUCHA GENTE APUESTA POR MÁLAGA

Alberto Jiménez Fraud, un malagueño de carácter moderado que era sin embargo un hombre pura pasión. -La Fundación Unicaja publica el espectacular espistolario de quien fuera ilustre docente, pensador y ensayista, primer director de la Residencia de Estudiantes. -«Buenos días. Les habla desde Málaga en una terraza mirando al mar y con 18 grados...»: Tim Willcox, presentador de la BBC World News. -«¿Por qué no tiene nombre su noria...?». -Un recuerdo para Manuel Hijano y José Luis Parra

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Alberto Jiménez Fraud fue uno más de los muchos malagueños ilustres del pasado siglo. En su época marcó junto a un importante elenco de apellidos conocidos por todos una actividad cultural llamada a despertar a la España hundida y anímicamente muerta tras el desastre de la Guerra de Cuba. La España del XX perdía el tren de la modernidad, pese a que el esfuerzo de un nutrido grupo de jóvenes intelectuales lo intentaba evitar. Junto a él, los Giner de los Ríos, Domingo de Orueta, Miguel de Unamuno, Moreno Villa, y más tarde García Lorca, Buñuel, Dalí... y una larga lista de sabios y en no pocos momentos también incomprendidos. Primer director de la Residencia de Estudiantes (fundada en 1910), a través de su matrimonio con Natalia Cossío, selló su 'relación eterna' con la Institución Libre de Enseñanza. Los avatares nada culturales y felices de este nuestro país, lo llevó al exilio en 1939, entre Cambridge y Oxford, donde este malagueño ilustre desarrolló su sabiduría, para retornar a su país en 1963 y un año después morir en Ginebra a los 81 años. Olvidado y vetado durante años, en 1971 se volvió a imprimir y editar en pleno tardofranquismo su maravillosa 'Historia de la Universidad Española', pero con la casposa censura de la época de que su firma como autor apareciera sólo como 'Alberto Jiménez', borrando el Fraud... Fue con la llegada de la democracia cuando se recuperó su figura y su legado.

Seguidor y discípulo de Giner de los Ríos, y por tanto convencido 'krausista' (doctrina según la que Dios sin ser el mundo ni estar fuera de él, lo contiene en si y de él trasciende, amén de ser una corriente que defendía a muerte la tolerancia académica y la libertad de cátedra frente al dogmatismo), una filosofía que en la España de comienzos de la pasada centuria tuvo legión de seguidores y que en este malagueño no bien y suficientemente valorado en su tierra natal hasta ahora encontró un líder importante. Porque además, Jiménez Fraud era un hombre moderado, según todos, pero también era una persona cargada de pasión en su vida y en sus quehaceres, en cómo entendía las cosas y cómo las afrontaba, en una dualidad difícil de encontrar y de que a la vez convivan en una misma persona. Pues bien, este hombre moderado y apasionado con tantas cosas tiene en Málaga una calle en la zona de la Universidad y del Clínico, pero se antoja poco reconocimiento a su figura. Quizás porque la calle, aunque académica como pocas, es de todo menos 'pasional', como comentaba su nieta, Natalia Jiménez, quien el pasado miércoles estuvo en la Plaza de la Marina en la presentación del epistolario de su abuelo (más de 2.000 cartas) por la Fundación Unicaja, una verdadera maravilla por cierto. 'Alberto Jiménez Fraud. Epistolario 1905-1964' nos «resalta sus virtudes como hombre y pensador», como dijo su nieta, quien expresó su confianza «en que ayude a poner de nuevo en su lugar debido a un gran malagueño, que siempre tuvo a Málaga en su corazón. Su relación con la tierra que le vio nacer no fue ni mucho menos circunstancial», aseveró la segunda de las nietas del intelectual malagueño, al que ahora hay oportunidad de conocer en su justa medida gracias a esta edición de la Fundación Unicaja, que hay que resaltar y elogiar.

Braulio Medel, presidente de la fundación, también piensa, como Natalia Jiménez, que este epistolario ahora público va a ubicar a este malagueño en el lugar que le corresponde, como ser humano, como intelectual, como andaluz y como hijo de esta tierra, a la que tanto quiso y de la que tan separado estuvo (o al menos se quisieron separar). Por cierto, que la Fundación Unicaja prepara una excepcional exposición en la capital de Andalucía sobre la obra y la figura de los hermanos Machado, que será inaugurada el próximo 23-F. No deja de ser un tremendo regusto que una entidad malagueña sea quien haga la gran exposición para la historia de los inmortales hermanos Machado (sevillanos de nacimiento, andaluces universales), que, por cierto, a la vez servirá también como inauguración del Centro de la Fundación Unicaja, en pleno corazón de la capital hispalense, en un edificio rehabilitado que es una joya. Otro tanto más de la fundación de la entidad financiera malacitana presidida por Braulio Medel, y que tan decidida apuesta está realizando por la cultura y la vida social malagueña, con futuras sorpresas que dejarán boquiabiertos a más de uno. Pero, a lo que íbamos, hay que reconsiderar un gran homenaje de Málaga a su hijo Jiménez Fraud. En las epístolas dirigidas a paisanos como Prados, Altolaguirre, Lasso de la Vega, Modesto Laza Palacios, Giménez Reyna, María Zambrano o Van Dulken hay muchas claves en primera y tercera persona. Un hombre ordenado, metódico... pero también pura pasión. Su nieta lo conocía bien. Es la mejor notario, y aquí a la tierra de su abuelo vino a referirlo. Esta Málaga nuestra, como nuestra querida España madre y madrastra...

«Buenos días. Noticias del mundo de la BBC. Les habla Tim Willcox desde una terraza espectacular mirando al mar y con 18 grados en la hermosa ciudad de Málaga».¿Qué vale esa publicidad? Tim Willcox, periodista, presentador de las noticias de las mañanas de la BBC, ha estado en Málaga para participar en la Jornada sobre el Brexit organizadas por Fundación Unicaja y SUR. Con él un elenco de importantes personajes de la vida londinense y británica, como lord Brennan, influyente parlamentario británico, o empresarios españoles de la City como Eduardo Barrachina, Javier Fernández o Ignacio Morillas-Paredes. Todos se han ido encantados de la vida y de Málaga, o mejor dicho 'de la vida de Málaga'. Las palabras de Willcox resumen lo que significa que vengan personalidades de su talla, de los de verdad, no los ('pepito-no-soy-nadie-pero-me-lo-creo-tó'), que tanto abundan por nuestros lares viviendo del cuento o de lo que nunca han hecho. Tim Willcox habló de Málaga desde la terraza de su habitación del Málaga Palacio, viendo el puerto, el parque y preguntando por qué no le poníamos un nombre a la noria «como hemos hecho nosotros en Londres con la nuestra (London Eye)»... Si alguien le contara al bueno de Tim las historietas de las redes sociales... Por cierto, Willcox vino acompañado de su esposa, la también periodista Najah Alotalbi, analista jefe de la Fundación Arabia con sede en Washington, ganadora del Premio del LX aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos promovido por la ONU. Algún 'asesor poco viajado' debería, al menos, meterse en Google de vez en cuando... Pero no perdamos el tiempo con medias tintas, lo que importa es que todos se fueron encantados, disfrutaron de Málaga y ya están deseando volver. Algo tendrá el agua cuando tanta gente a la vez la bendice.

Terminamos con un recuerdo para dos grandes cofrades que se nos han ido: el pintor Manuel Hijano y el empresario y cofrade José Luis Parra de Torres, que fuera gran hermano mayor de la Paloma. Descansen en paz dos malagueños de pura cepa y buena gente, y que tengan un buen viaje por esos Horizontes Infinitos.