Mil euros

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Pedro Sánchez quiere ser presidente hasta 2030. El optimismo es una cualidad envidiable que se cura con el tiempo, aunque de la afición a volar en avión privado y gobernar a golpe de decreto resulta más complicado salir. La mayoría del país no sabe qué hará la próxima semana, sobre todo si continúa subiendo el precio de la luz. Tal vez sea mejor quedarse a oscuras, para lo que hay que ver: pisos minúsculos con alquileres desorbitados, jornadas de trabajo largas como túneles y sueldos raquíticos por los que parece que haya que dar las gracias. Hasta la educación tiene un límite. Fuera de los despachos hace calor o frío, dependiendo de la estación, por eso tienta amoldarse a las hechuras de los sillones públicos. Y así estamos, en medio de una superpoblación de excargos ociosos que no aceptan la crueldad del prefijo.

Tampoco el panorama resulta mucho más alentador entre las administraciones locales. El candidato del PP en Benalmádena, Juan Antonio Lara, cobra mil euros mensuales del Ayuntamiento para cubrir sus gastos como concejal de otro partido. La dualidad le sale rentable. Ciertos políticos deberían darle la vuelta al consejo dirigido a la mujer del César. No basta con parecer honrado: también hay que serlo. La formación que preside Elías Bendodo ni siquiera se ha planteado exigirle a Lara, como condición para ser cabeza de lista, que renuncie a su asignación como edil de Vecinos por Benalmádena. Puestos a meter la tijera, el PP siempre ha preferido recortar otro tipo de gastos. El asunto ha dado munición electoral al PSOE, aunque el tiro les ha salido desviado por cinismo; siguen sin pedir a su alcalde, Víctor Navas, que renuncie a los más de mil euros que recibe por asistir a los consejos de administración de la empresa mixta de aguas, reuniones por las que no cobran regidores como los de Málaga o Torremolinos. Estas retribuciones extraordinarias, de la que también se han beneficiado alcaldes anteriores como Javier Carnero o Paloma García Gálvez, provocan que el primer edil de Benalmádena gane más que su homólogo en la capital. Es sencillo adivinar por qué a nadie le interesa eliminarlas.

También Izquierda Unida y el grupo no adscrito (antes Ciudadanos, ahora Contigo, mañana quién sabe) tienen un concejal cada uno en el codiciado consejo de administración de Emabesa, donde el PSOE ostenta la mayoría política con cuatro representantes. Todos cobran cerca de mil euros al mes por un par de horas. Dirán, como Lara, que es legal, y llevan razón. Pero qué mal queda.

 

Fotos

Vídeos