¿Discapacidad? No. Personas con capacidades diferentes

El concepto de equidad añade precisión al concepto de igualdad al atender a la singularidad y a la diversidad humanas en su diferencia

¿Discapacidad? No. Personas con capacidades diferentes
MIGUEL LÓPEZ MELEROCatedrático de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Málaga

Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos (Constitución Española, art. 49).

Acabo de recibir la noticia: «El Gobierno aprueba un anteproyecto para eliminar la palabra 'disminuido' de la Constitución. El artículo 49 de la Carta Magna pasará a hablar de personas con discapacidad» ¡Una nueva oportunidad perdida! ¿Discapacidad? No. Personas con capacidades diferentes.

Con sustituir el término 'disminuido' (persona que tiene rebajadas sus capacidades) por el de 'discapacitado' (persona con ninguna capacidad) en la Constitución no se recupera la dignidad perdida de las personas con peculiaridades diferentes. Es puro eufemismo. No cambia nada.

Puede que en la actualidad el concepto de discapacidad no sea ya tan peyorativo como en épocas pasadas, porque ha ido evolucionando y hoy se entiende como la resultante de 'ciertas' oportunidades que las personas de capacidades diferentes tienen para participar en la sociedad, muy a pesar de todas las barreras y actitudes negativas que les suele imponer  el entorno. Sin embargo, a mí me gusta hablar mejor de personas con capacidades diferentes que de discapacidad. O de personas con peculiaridades diferentes. Una sociedad será éticamente madura cuando dejemos de hablar de discapacidades y hablemos de personas con capacidades diferentes. ¡El lenguaje configura pensamiento, señoras ministras y señores ministros!

Y ya de paso podríamos hacer desaparecer la MI del acrónimo CERMI (Comité Español de Representantes de Personas Discapacitadas), organismo que ha asesorado al Gobierno en este anteproyecto, porque puede recordarnos el término MInusválido.

En este sentido me parece oportuno aclarar dos cuestiones. Una es el concepto de diversidad y la otra el de 'discapacidad'. Entiendo la diversidad como la peculiaridad más humana de las personas y tiene que ver con un concepto amplio relacionado con la etnia, el género, el hándicap, la religión, la procedencia, etc. En cuanto al concepto de 'discapacidad' en la literatura más específica, suele relacionarse con 'deficiencia', 'discapacidad' y 'minusvalía. Entendiendo por deficiencia la pérdida de una función corporal normal en una persona; por discapacidad cuando esa persona no puede hacer algo en su entorno a causa de la deficiencia, y minusvalía la desventaja que se produce en alguien o sobre alguien a causa de la discapacidad.

Aclarados estos conceptos deseo subrayar que cuando yo hablo de diversidad no me refiero a 'discapacidad', sería un reduccionismo y, sobre todo, una contradicción en mi pensamiento. Hablo de las diferencias humanas como valor y no como defecto ni lacra social y, por tanto, se han de contemplar las diferencias de género, de etnia, de religión, de procedencia, de hándicap, etc., como algo que nos enriquece y nos humaniza. Desde este punto de vista el respeto a la diferencia, en la búsqueda de la equidad, es algo de gran valor en nuestra sociedad. Entendida aquella no sólo como igualdad de oportunidades, sino como igualdad de desarrollo de las competencias cognitivas y culturales. Igualdad en la diversidad es la expresión más acorde con mi pensamiento de equidad dado que cada persona debe recibir en función de lo que necesita y no recibir todo el mundo lo mismo. El concepto de equidad añade precisión al concepto de igualdad al atender a la singularidad y a la diversidad humanas en su diferencia.

Es bien sabido que en los sistemas educativos de las democracias neoliberales se instauró el principio de igualdad de oportunidades como la fórmula mágica para hacer justicia y para dar a cada cual lo que necesitaba. Sin embargo, considero que hablar de oportunidades equivalentes es más democrático que hablar de igualdad de oportunidades. Más democrático y más justo porque lo que debe garantizar un sistema educativo de calidad es ofrecer oportunidades equivalentes para obtener el máximo de sus posibilidades, precisamente porque sus peculiaridades así lo requieren.

Por lo expresado anteriormente me atrevería a decir que hemos perdido, con la supresión de 'disminuido' por el de 'discapacidad', una oportunidad histórica de reconocer y valorar a las personas con alguna peculiaridad como ciudadanía de pleno derecho, sobre todo para que los medios de comunicación y la sociedad en general dejen de nominarlos a diario como personas discapacitadas y cuando se refieran a ellas lo hagan como personas con capacidades diferentes. ¿Por qué es tan difícil explicar lo evidente?

 

Fotos

Vídeos