DIEZ AÑOS DEL OBISPO EN MÁLAGA

De izquierda a derecha, Mar Martín Rojo, Félix Lozano, Manuel Castillo, Braulio Medel, monseñor Jesús Catalá, Francisco de la Torre, Carolina España, Teresa Porras, Raúl Jiménez y Sergo Corral, en foto de recuerdo con el obispo por su décimo aniversario al frente de la diócesis malagueña, que celebró el día 13 pasado./Salvador Salas
De izquierda a derecha, Mar Martín Rojo, Félix Lozano, Manuel Castillo, Braulio Medel, monseñor Jesús Catalá, Francisco de la Torre, Carolina España, Teresa Porras, Raúl Jiménez y Sergo Corral, en foto de recuerdo con el obispo por su décimo aniversario al frente de la diócesis malagueña, que celebró el día 13 pasado. / Salvador Salas

Autoridades malagueñas felicitan a monseñor Catalá por su primera década en la diócesis en el acto de la Campaña de Navidad de SUR-Fundación Unicaja... - «La Iglesia, a través de sus miembros, tiene que meterse en política: ¡ya está bien de quienes quieren arrinconarnos en las sacristías y en los templos!». -Medina Galeote decora las cajas de Navidad de la gama 'Libo' de Fernando Mira. -Una segunda cátedra para Juan Manuel Pascual en Texas

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Diez años ha cumplido al frente de al Diócesis de Málaga monseñor Jesús Catalá, celebración que tuvo lugar el pasado jueves día 13. Diez años que para el obispo han sido «una bendición de Dios», como dijo en su discurso en el acto de entrega de fondos a once ONG dentro de la Campaña de Navidad de SUR y Fundación Unicaja, con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga, Diputación Provincial y El Corte Inglés, celebrado el viernes en la casa diocesana. Todas las autoridades asistentes al acto, en sus intervenciones, alabaron la gestión que monseñor ha realizado en esta década en Málaga y resaltaron la gran labor social y asistencial de la diócesis malagueña. Monseñor Catalá, humilde, al que no le gusta conceder entrevistas, agradeció vivamente las muestras de cariño recibidas, «pero lo que yo quiero es trabajar, y estar en Málaga y en su diócesis hasta que Dios quiera», recordando en charla amistosa y distendida con Francisco de la Torre y Braulio Medel lo que supuso para él su nombramiento y lo que le impresionó el acto de toma de posesión que tuvo lugar en la catedral de Málaga el 13 de noviembre de 2018. Por cierto, con motivo de este aniversario, Jesús Catalá ha ofrecido unas declaraciones a la Revista Diócesis en las que tras analizar su tiempo de estancia en Málaga («de ese día tengo un recuerdo muy grato y gozoso. En la celebración en la Catedral, que estaba completamente llena, había una buena representación de obispos de varias diócesis, numerosos sacerdotes diocesanos y de otros lugares y muchísimos fieles. Después me explicaron que habían participado de todas las parroquias, comunidades, asociaciones y movimientos de la Diócesis»), reconoce la complejidad de la diócesis malagueña «porque es muy grande, con dos millones de personas y muchos kilómetros cuadrados». Tras mostrar su preocupación por la falta de vocaciones y la avanzada edad del clero, monseñor Catalá señala respecto a si la Iglesia debe hacer política que «en las últimas décadas en España ha habido una fuerte campaña, bien orquestada, exigiendo a la Iglesia «que no se meta en política». Ya hemos visto cuál es la misión de los cristianos, especialmente de los laicos: transformar la sociedad a la luz del Evangelio. Sólo se puede mejorar una sociedad desde dentro. Los cristianos son 'fermento' dentro de una gran masa que vive alejada de Dios y se comporta como si Dios no existiera. La luz del Evangelio debe iluminar todas las dimensiones del ser humano, porque nada hay 'humano' que sea extraño a la fe cristiana. Por tanto, la Iglesia, a través de sus miembros, que son ciudadanos de la sociedad, debe meterse en política, es decir: los cristianos tienen la vocación y la misión de transformar las estructuras sociales para mejorarlas: familia, vida, cultura, economía, política, enseñanza, leyes, arte. Y eso lo ha hecho la Iglesia desde hace dos mil años. ¡Basta ya de que quieran arrinconar a la Iglesia en las sacristías y en los templos! ¡Basta ya de pretender apagar su voz, que es la única que en muchas ocasiones defiende la voz de los más débiles, la de los más necesitados, e incluso la de los no-nacidos!».

Y de Málaga nos vamos a Dallas. Nueva cátedra de la Universidad de Texas para el doctor Juan Manuel Pascual. Al brillantísimo curriculum vitae del investigador y médico malagueño Juan Manuel Pascual hay que añadirle el importante cargo que acaba de recibir en la Universidad de Texas, donde da clases, investiga y ejerce la Medicina, concretamente en el Southwestern Medical Center, en Dallas: acaba de recibir el nombramiento de máximo responsable de una segunda cátedra, denominada 'Ed and Sue Rose Distinguished Professor in Neurology', que, como él afirma con su peculiar sentido del humor, «es un poco más de lo que esperaba porque lleva el apelativo 'distinguida'».

Fernando Mira con las cajas diseñadas por José Medina Galeote para su gama de productos Libo.
Fernando Mira con las cajas diseñadas por José Medina Galeote para su gama de productos Libo. / Félix Lorenzo

Pocos docentes de aquella universidad, que es una de las más importantes que existen y de mayor dotación económica, están al frente de dos cátedras tan importantes. Esta segunda cátedra, una de las más activas y respetadas en el ámbito universitario estadounidense, desarrolla actualmente importantes líneas de investigación, como la posibilidad de por fin comprender cómo se altera el cerebro a nivel celular y molecular en muy diversas enfermedades neurológicas comunes. A pesar de toda la investigación que se ha desarrollado para experimentar con numerosos tratamientos, todavía se desconoce la mayoría de los aspectos más elementales sobre cómo funcional el cerebro y cómo se altera en estas enfermedades, lo cual es un paso previo a poder tratarlas de manera eficaz.

Pese a su deseo de hacerlo en Málaga, el doctor Pascual y su familia no podrán venir «a casa» en Navidad, porque no podrá retornar a su tierra hasta junio, mes en el que participará en una de las conferencias centrales del II Ciclo Ciencia y Salud organizados por SUR y la Fundación Unicaja, tras el éxito de la ponencia que ofreció como apertura del I ciclo de este conjunto de conferencias, en la que la sala de Unicaja se quedó pequeña ante la masiva afluencia de público. Sin duda, un orgullo que este malagueño siga cosechando tantos éxitos profesionales.

Juan Manuel Pascual ha tomado posesión de su segunda cátedra en la Universidad de Texas.
Juan Manuel Pascual ha tomado posesión de su segunda cátedra en la Universidad de Texas. / SUR

Fernando Mira Monerris mantiene la tradición artesanal de turrones y helados de su familia. Sus dos apellidos son herencia de varias generaciones de turroneros, y su bisabuelo fue quien apareció por Málaga un buen día cargado de turrones desde Alicante en el siglo XIX y de ahí el asentamiento familiar en Málaga. La familia es amplia, y Fernando Mira es propietario de los establecimientos de Compás de la Victoria, que ha reformado integralmente y al que le ha cambiado el aspecto de abajo arriba, de calle Andrés Pérez, una tienda artesanal como pocas en Málaga como homenaje a sus padres, ya que vivieron en aquel edificio que él ha rehabilitado, y de la plaza de Pío XII en Carranque.

Como buen emprendedor no para y tiene nuevos proyectos para Málaga, algunos tremendamente ambiciosos y sorprendentes. Pero además, Fernando Mira lleva a rajatabla una frase que le transmitieron sus antepasados: «Hay que conservar el pasado mirando al futuro». Su inquietud le ha llevado a fundar una nueva marca, Libo, relacionada con el turrón de todas las formas posibles, incluida una línea de diseño, o perfumes, o ambientadores... «El turrón es una joya, que da para muchísimos campos», y ahí es donde entra el investigador, el que bucea por las posibilidades de la almendra y del turrón para hacer licores, jabones, colonias o mejorar, cosa difícil, el helado. «Todo lo hago por mi familia, por la tradición, y por Málaga», señala, porque es además un empresario imbuido en el corazón de la ciudad, amante del arte, lo que le ha llevado a apostar por artistas locales. Si el año pasado sus cajas especiales de Navidad fueron decoradas por Curro Claros, las de la firma Casa Mira, ahora ha sido el reconocido artista antequerano José Medina Galeote, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada, quien ha decorado las cajas de Navidad de Libo. Medina Galeote es uno de los artistas más destacados en el panorama actual de la pintura española, con una trayectoria profesional que ha completado en centros tan emblemáticos como la Tate de Londres o la KW berlinesa, y actualmente se encuentra preparando varios trabajos y exposiciones para desarrollar en Madrid, Italia y Miami. Fernando, igualmente, ha realizado un edición numerada y limitada de la obra que ha realizado para sus cajas navideñas Medina Galeote.

Semana muy dura para esta casa. Fernando González Aranda sigue entre nosotros. Disfruten de la vida. No lo duden.