Cuestión de memoria

Cuestión de memoria
SUR

La memoria es lo que nos permite afrontar el presente y encarar el futuro.-Doña Sofía inaugura en Santiago la muestra 'Camino de la memoria' y felicita a sus autores, los malagueños Antonio Ortín y Alejandro Hurtado.-Conmoción por la inesperada muerte del doctor Javier Seara.-Hay cosas que no se pueden olvidar, como la etapa escolar: los Agustinos están de celebraciones.-Mariano Pozo expone en una colectiva en Madrid.

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Perder la memoria es una tragedia; faltar a la memoria es una deshonra; tener mala memoria es un defecto, y mantener viva la memoria es una virtud.

Antonio Ortín es periodista. Compañero de SUR. Él, como muchos otros malagueños, ha sentido de lleno lo que es el Alzhéimer, enfermedad que afectó sin piedad a su madre. Fue tal el impacto que le produjo la situación vivida en el seno familiar que decidió, junto a su cuñado, Alejandro Hurtado, «hacer algo». Ortín escribe. Hurtado hace fotografías. «Hacer algo» no es fácil, aunque lo parezca, y entonces, como ambos son amantes del deporte y más concretamente del ciclismo, decidieron acometer una aventura insólita: hacer el trayecto Málaga-Santiago en bicicleta para, una vez finalizado, exponer sus vivencias y sus sensaciones en un magnífico libro (ya va por tres ediciones y se puede encontrar en Proteo) titulado 'Camino de la memoria'. Buen título. Excelente título. Hace falta mantener viva la memoria, de lo pasado y de sus protagonistas, norma básica para la convivencia y para encarar un futuro, que sin pasado no es nada, sino algo absolutamente vacío, para lo que contaron con la ayuda de la Fundación Unicaja, siempre ahí, ayudando de forma solidaria en proyectos que lo merecen.

Eso fue hace unos meses, pero hace unos días, en Santiago se celebró la conmemoración especial del Día del Alzhéimer, con una serie de actos que tenían, como principal actividad cultural, la exposición de las fotografías y los textos que componen el libro, en cuya organización colaboraron decisivamente los profesores de la UMA Enrique Viguera y Antonia Gutiérrez. Allá fueron sus autores, Antonio Ortín y Alejandro Hurtado, quienes estuvieron presentes en la inauguración, presidida nada más y nada menos que por la reina Doña Sofía, quien elogió la idea y la labor realizada por los dos malagueños, pidiéndole a los autores un ejemplar del libro: «Qué proyecto más bonito el que habéis hecho desde Málaga», dijo la Reina, quien no paró en todo momento de hacer gestos para con los autores de la obra.

'Camino de la memoria' es un gesto, pero también tiene un clarísimo mensaje, el mismo referido antes, sin que haya memoria es imposible disfrutar del presente ni encarar el pasado, y que cada cual se aplique el cuento como mejor le dé la gana. No olvidemos nunca, ni obligados ni a caso hecho...

La memoria sirve, entre otras cosas, para no olvidar a las personas que merecen la pena. Y más, de las que ya no están entre nosotros. 53 años es edad para todo menos para morir, y sin embargo el conocido médico traumatólogo malagueño Javier Seara se nos fue cuando tenía toda una vida por delante. Excelente cirujano y gran gestor, el doctor Seara estudió en Facultad de Medicina de la Universidad deMálaga y continuó su formación en Gran Bretaña para retornar y asumir con el mimo y la ilusión de quien cree a pie juntillas en un proyecto la propiedad y la gerencia de la Clínica Santa Elena, en Los Álamos, uno de los hospitales privados pioneros de Málaga y, sin duda, el primero en promocionar el turismo de salud en la Costa del Sol.

Javier Seara era un hombre entregado a su carrera profesional, a su hospital y a su familia. Orgulloso de sus hijos, formándose actualmente como médicos en Estados Unidos y en Inglaterra, su gran objetivo era no sólo consolidar la Clínica Santa Elena, sino abordar una importante ampliación, y fruto del mismo, no escatimó esfuerzos para promocionar el centro hospitalario fuera de nuestra fronteras, como punto importante de la completa oferta turística que Málaga ofrece al mundo, con convenios y firma de acuerdos de colaboración con importantes touroperadores y empresas turísticas, así como por su colaboración con las instituciones locales y autonómica en la presencia en ferias internacionales de turismo y de salud.

Hablar con Javier Seara era ver la pasión con la que trataba a sus enfermos, su obsesión por la formación de los profesionales y su gran 'debilidad', su Clínica Santa Elena. Su muerte, inesperada para todos, ha sido un duro golpe para todos los que le conocíamos, pero especialmente para su familia. Descanse en paz un gallego-malagueño que siempre luchó por conseguir lo mejor para la tierra en la que ya habitará para siempre.

En la memoria de la gran mayoría de los malagueños hay un hueco, seguro, para su etapa escolar. De ellos, decenas y decenas de miles se formaron en centros agustinos, y lo que así lo hicieron están hoy de celebración, porque si el pasado 25 de septiembre se conmemoraba el I Centenario del Colegio de SanAgustín, el próximo 7 de octubre hará 50 años de la inauguración del Colegio de Los Olivos, centro que en su momento fue toda una revolución en la enseñanza malagueña. Con este motivo se han organizado diversos actos a celebrar el próximo fin de semana, que se iniciarán el próximo viernes, a las 10 de la mañana, en un sencillo acto en el colegio, con la participación de la Escolanía del Monasterio de El Escorial y la presencia de la comunidad educativa y de las autoridades. Por la tarde, a las 19,30 horas, en lo que será el acto central, tendrá lugar un concierto magno de la referida Escolanía, considerada la mejor de España en su género, en la Santa Iglesia Catedral, para finalizar el domingo, día 7, fecha del aniversario, con una solemne ceremonia religiosa que tendrá lugar en la Iglesia de San Agustín que se iniciará a las 12 de la mañana. Igualmente, para finales de este año, la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio de Los Olivos y de San Agustín, que preside el científico malagueño Alberto Castro-Tirado, editará un libro conmemorativo que contará con la colaboración de la Fundación Unicaja, que sin duda será también una importante aportación a la memoria de la Málaga de estos últimos 50 años.

Esa memoria, también, es la que nos hace que no olvidemos a los más necesitados. El conocido fotógrafo malagueño Mariano Pozo es uno de los participantes en la muestra colectiva que bajo el título de Fotografía España Solidaria (PHES) se celebra estos días en Madrid en su segunda edición junto a otros 99 compañeros de profesión quienes, todos, han donado la obra expuesta para conseguir fondos destinados a organizaciones que trabajan por los más desfavorecidos.

La muestra, cuya inauguración tuvo una gran acogida, se desarrolla en el Centro Universitario de Artes Tai, en la popular calle madrileña de Recoletos. Igualmente se ha editado un espectacular catálogo que también se podrá adquirir con el objetivo de aumentar la ayuda a las diferentes ONG´s con las que colabora PHES, y que esta edición son Proactiva Open Arms, Proyecto Aita, Mari-Maydayterraneo, NASCO Feeding Minos, Sons of War, il Gattaro dÁleppo y No Name Kitchen.

PHES es un proyecto que dirige la fotógrafa Estela de Castro y que nace del deseo de «ayudar a cambiar el mundo». La fotografía como arma solidaria, un concepto que pone en práctica a través de PHES y que por el momento ya ha contado con el apoyo de casi doscientos fotógrafos en las dos ediciones y la ayuda de cientos de anónimos que han comprado obras o catálogos. Mariano Pozo, que no sólo es conocido por sus excelente labor profesional sino también por sus acciones solidarias, está feliz por poder colaborar con este colectivo y por la selección de su obra, a la vez que se sorprendió por la gran cantidad de público que asistió a la inauguración de esta muestra.

Porque tener memoria no es sólo cuestión de salud, sino también una virtud y una obligación. No se olviden de disfrutar de la vida y servidor que lo vea.

 

Fotos

Vídeos