189 colectivos

ROSA BELMONTE

Cuando llega el calor, los chicos se enamoran y el nivel de tolerancia con los políticos es más alto de lo normal. Es la brisa y el sol. A Pedro Sánchez le quedan 43 días para la investidura y se va unos días a Doñana, en lugar de no moverse de la mesa estudiando, con todo lo que le ha quedado para septiembre. Pero, oye, que se ha reunido con la sociedad civil. Él o sus mandatarios. 189 colectivos nada menos. Ahora esperará a finales de agosto o primeros de septiembre para verse con Podemos, los independentistas catalanes, el PNV o el señor enviado de Revilla (el único que no le falla). Les enseñará el programa «común y progresista» que le ha salido de sus consultas a la sociedad civil. En realidad, le ha salido de otro sitio, como siempre. De un ministro de Felipe González, señalaba el abogado Matías Cortés su peligrosidad porque era muy tonto y trabajaba muchísimo. El peligro de Sánchez deriva sólo de una de esas cualidades.