UNA CAMPAÑA DE INSPIRACIÓN ALEMANA PARA DANIEL PÉREZ

El aspirante del PSOE a la Alcaldía de Málaga lanza las «vallas del cambio» con mensajes que irán cambiando cada mes siguiendo el ejemplo del SPD. La disyuntiva de Bendodo. Malestar de los críticos de Podemos con el proceso para las municipales

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La intensidad que vive la política de Málaga está provocando que los acontecimientos se solapen. Así, cuando los partidos aún están digiriendo el resultado y las consecuencias de las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre, que han abierto un nuevo tiempo en la autonomía y que se materializará esta próxima semana con la elección del malagueño Juanma Moreno como presidente de la Junta, paralelamente las formaciones se preparan para la no menos importante batalla en las urnas del próximo 26 de mayo en los comicios locales.

Cara a esta cita, Daniel Pérez, aspirante del PSOE a arrebatar la Alcaldía de Málaga al PP que la ocupa desde 1995, ha intensificado la campaña permanente en la que está desde que fue elegido candidato socialista a finales de mayo del pasado año. En este sentido, el actual portavoz en la Casona del Parque ha lanzado una iniciativa basada en la que puso en marcha el partido socialdemócrata alemán, el SPD, en las últimas elecciones federales en Alemania, con la instalación de vallas para trasladar sus mensajes y que se van renovando cada mes.

Así, durante la pasada Navidad se colocó la primera de estas denominadas «vallas del cambio» en la sede del PSOE de la agrupación Bailén-Miraflores, a la que pertenece Pérez, felicitando las fiestas y deseando un año 2019 «de cambio». Ahora se ha colocado una con el mensaje de que con un Ayuntamiento socialista no se pagarán plusvalías. Para ello aparece la imagen del candidato con dos malagueñas, Yolanda y Mari, que gracias a la labor del grupo municipal del PSOE en la Casona del Parque han logrado que se les devuelva lo pagado por este impuesto. Estas vallas se van a extender a otras agrupaciones y puntos de la ciudad con este mensaje, que en los próximos meses, hasta las elecciones, se irá renovando con otras promesas del PSOE.

La elección como primer asunto de las plusvalías no es casual. La lucha contra este impuesto, que en palabras de Daniel Pérez está «herido de muerte», ha sido uno de los ejes políticos del PSOE en los últimos meses en la capital y donde el portavoz socialista mantuvo la posición a pesar de las críticas de algunos compañeros de su propio partido de otros municipios, aunque contó con el aval de la líder andaluza del partido, Susana Díaz. Asimismo, además de mostrar su compromiso electoral, el PSOE pretende arremeter indirectamente con Ciudadanos que en su acuerdo presupuestario con el PP para 2019 ha logrado que se rebaje este tributo pero no ha acabado con él como se había comprometido.

Por otro lado, en estos días se está perfilando la constitución del nuevo gobierno bipartito de PP y Ciudadanos en Andalucía. Uno de los nombres que suenan con fuerza para integrarse en el mismo y además con gran relevancia política es Elías Bendodo. Sin embargo, el líder de los populares malagueños, presidente de la Diputación y concejal en la capital se encuentra en una disyuntiva. De un lado está que es una de las personas de mayor confianza de Juanma Moreno, con quien le une una larga amistad personal y sintonía política, y que previsiblemente querrá contar con él; en el otro lado de la balanza se sitúa el hecho de que su salto a la política regional le apartaría de la local y de la carrera por la sucesión en la Alcaldía de Málaga cuando Francisco de la Torre dé un paso atrás.

En el PP nadie oculta que a Bendodo le gustaría ser alcalde de la ciudad pero si se marcha a Sevilla no podrá ir en las listas electorales para las municipales de mayo y salir del Ayuntamiento con lo que ello supone cara al relevo de De la Torre. «No las tiene todas consigo», afirmaba este sábado un buen conocedor de los entresijos populares.

Mientras que la posible confluencia de los partidos situados a la izquierda del PSOE cara a las municipales se aleja después de que Podemos e IU, por un lado, y Málaga Ahora, por otro, hayan puesto en marcha proyectos paralelos que, a día de hoy, tienen complicado converger, en el seno de Podemos hay malestar en una parte de las bases por el proceso para presentarse a la elecciones municipales.

En estos días, el sector crítico está haciendo circular un manifiesto en el que expresan su malestar y su «rebelión» por el hecho de que la dirección regional de Podemos, encabezada por Teresa Rodríguez, haya elaborado sus propias normas para concurrir a las municipales. Así, denuncian que la cúpula autonómica «se atribuye competencias que no son suyas, en este caso, el control de los proceso de primarias y las confluencias municipales, que deberían ser guiados y revisados por la organización estatal».

Este grupo a nivel andaluz y también malagueño critica que se permita presentarse a candidatos y municipios donde no se ha elaborado la preceptiva redacción de una memoria política; no están de acuerdo en que después «de los malos resultados» en las elecciones andaluzas de la marca Adelante Andalucía, cara a las locales se apueste por esta misma denominación acompañada del nombre del municipio contraviniendo, según el documento, lo aprobado por los inscritos de que el nombre fuera Unidas Podemos; y reclaman un Podemos horizontal dentro de Andalucía.

 

Fotos

Vídeos