Nuestro camino en defensa del aceite

Se trata de una campaña en la que, ante la contención de la oferta mundial por la falta de materia prima en el resto de países productores, España tiene la llave

Nuestro camino en defensa del aceite
BALDOMERO BELLIDOINGENIERO AGRÓNOMO. PRESIDENTE DE ASAJA MÁLAGA

En los últimos tiempos estamos viviendo una dura situación los productores de aceite. De todos son conocidos los descensos en el precio que hemos sufrido y que, en muchos momentos, se han situado por debajo de los costes de producción. Asaja trabaja constantemente por la estabilización del mercado y la elevación del precio del aceite de oliva.

Existen mecanismos a disposición que nos sirven para contener la bajada del precio y que, además, regulan el mercado. En algunos de ellos se ha trabajado recientemente y han desembocado en una subida de precios. Ese es el camino. Ya se ha conseguido la implicación plena del Ministerio de Agricultura y, recientemente, de la Junta de Andalucía. Es necesario buscar soluciones a largo plazo y no dejarse llevar por las pasiones y la salida fácil de la pataleta vana que sólo demuestra que no se tienen claras cuáles son las medidas que verdaderamente nos acercan a nuestro fin (elevar el precio). Mucho ruido y pocas nueces. Gritar para pedir algo que ya está conseguido es efectista, pero no efectivo.

Ese no es el camino. Y más cuando las administraciones ya han mostrado su interés e intención de apoyar la causa. Ahora es momento de esperar las reacciones y, después, habrá tiempo de manifestaciones en caso de que alguien titubee.

Desde Asaja consideramos necesario seguir manteniendo la unidad de acción en nuestra lucha ante la crisis de precios que afecta a este sector del aceite de oliva, puesto que fruto de todo ello fue la manifestación que organizamos y celebramos en Jaén el pasado 29 de mayo de 2019, así como las reuniones de alto nivel que celebramos con posterioridad con el Ministerio de Agricultura, única administración con competencias en las cuestiones planteadas, para exigirle actuaciones urgentes.

Por otro lado, a corto plazo, se ha trabajado en la autorregulación privada, una medida menos populista que la de echarse a la calle, pero que es verdaderamente más efectiva, como se puede ver en los resultados obtenidos. Esta medida ha consistido en una puesta en común de un porcentaje del aceite producido para venderse posteriormente en unas únicas manos. Todo el sector cooperativo ha aceptado la propuesta y ya está en marcha (en un mes escaso se ha conseguido).

Desde luego que en Asaja trabajamos para hacer que los precios sean justos. Y lo hacemos por los cauces que se deben hacer, velando siempre para que sea de la forma más correcta y beneficiosa para todos.

La interprofesional de aceite de oliva ya tiene su encargo por parte del ministerio de cómo solicitar a la Unión Europea la autorregulación por extensión de norma para el año que viene, que consistirá en una retirada obligatoria de un porcentaje del aceite producido para descongestionar los 'stocks' y normalizar el mercado.

Es cierto que los últimos datos de la AICA confirman que la cosecha española de aceituna de molino de la campaña 2018/19 es, hasta el momento, la más alta de la historia, con una producción de aceite de 1.786.000 toneladas, cifra récord al superar ligeramente la de la campaña 2013/14. No obstante, este incremento de la cosecha nacional ha llegado en una campaña en la que las cosechas del resto de grandes países productores (Italia, Grecia, Turquía, Túnez, Argentina y Egipto) han caído a su nivel más bajo en décadas, lo que ha supuesto a su vez que, pese a la cosecha récord española, la producción mundial registre una leve caída.

Por tanto, se trata de una campaña en la que, ante la contención de la oferta mundial por la falta de materia prima en el resto de países productores, España tiene la llave. Es por ello, por lo que desde Asaja entendemos que en esta situación, y tras dos semanas de ligeros incrementos en los precios de todas las categorías en todos los mercados, sería contraproducente insistir en mensajes derrotistas.

Con el inicio del cambio de tendencia del mercado del aceite y, tras haber logrado la implicación del MAPA incrementar la presión, es un grave error y puede resultar contraproducente.

Esperemos que impere la cordura, podamos retomar la unidad de acción y seamos capaces entre todos, por el bien del sector, de trabajar unidos con nuestras administraciones en la búsqueda de soluciones de presente y de futuro, porque está claro que producciones como la de esta campaña serán habituales en los próximos años.

Consideramos, además, muy positivo que las cooperativas agroalimentarias andaluzas no secunden las movilizaciones unilaterales al considerar que se están produciendo avances significativos, tanto por parte de la Junta de Andalucía como del Gobierno de España, que deslegitiman cualquier tipo de protesta en este momento.

Desde Asaja queremos enviar un mensaje claro. Seguimos en la lucha, intentando la unidad de acción para conseguir estos objetivos, sin desmarcarnos en ningún momento como los que, buscando intereses personales, abanderan objetivos ya conseguidos.